Benchmarking En Logistica

  • Benchmarking en logística: optimización del rendimiento

     Analizar la competencia directa e indirecta, comprobando sus resultados en estrategias de negocio concernientes a comportamientos, instrumentos, actividades, tecnologías, tendencias, adaptándolos como propios, es sinónimo de incrementar el rendimiento en los procesos logísticos.

     

    Con el objetivo de generar mayor satisfacción en los clientes o consumidores, optimizando los procesos al menor precio posible, el fenómeno de competitividad toma cada vez más fuerza dentro del entorno empresarial. Por lo tanto, el posicionamiento de una compañía con respecto al resto de las pertenecientes a la competencia es un factor determinante a la hora de medir el desempeño propio frente a las demás empresas.

    En ese orden de ideas, se puede definir el benchmarking como el hallazgo de un punto de referencia con el objetivo de saber cuál es su posición relativa frente a un grupo de compañías pertenecientes al mismo sector industrial y económico. Asimismo, técnicamente se puede explicar como una referencia o medición estándar de comparación consistente en la implementación de estrategias para entender y adoptar otras provenientes de socios externos que participan en negocios semejantes.

    El benchmarking logístico pretende enfocar su investigación en cómo conseguir una logística integrada que abarque las áreas de producción, comercialización, abastecimiento y distribución. Puesto que la evolución de éstos, los procesos logísticos anteriormente mencionados, han presentado una significativa perdida en la eficacia para operar en un entorno competitivo. En consecuencia se genera la necesidad de empezar un proceso de crecimiento y cambio principalmente en la cadena de producción, abastecimiento y distribución.

    Según María Rey, directora ejecutiva del Latin America Logistics Center (LALC), “en el benchmarking externo competitivo participan empresas que están en un mismo sector, en la misma región y naturalmente pueden ser competidoras en el mercado. En éste se puede realizar por ejemplo, benchmarking de prácticas y procesos. Es decir, no solamente cuál es el número sino cuál es la mejor práctica o la actividad que está por detrás de eso.

    Este tipo de benchmarking se utiliza como herramienta de mejoramiento continuo y de aprendizaje”.

    Aspectos a medir

    Con respecto a los aspectos a medir en las compañías de la competencia, es de vital importancia tener en cuenta los indicadores de costo, tiempo y calidad, debido a que estos son determinantes para adquirir ventajas en precio, rapidez en las entregas y confiabilidad. Según LOGyCA y el Centro Latinoamericano de Innovación en Logística (CLI): “La encuesta anual de CEOs número 27 de Industry, mostró que productividad y rentabilidad son los indicadores más importantes para la toma de decisiones”.


    El Centro Latinoamericano de Innovación en Logística (CLI) argumentó: “Para algunos autores que han teorizado sobre la relación entre finanzas y cadena de abastecimiento, los gerentes de esta última suelen medir su aporte al desempeño de la compañía a través del costo operativo perdiendo de vista el efecto directo e indirecto que la gerencia de cadena de abastecimiento tiene en cuatro catalizadores básicos: crecimiento en ventas, reducción del costo operativo, eficiencia de capital fijo y de trabajo”.

    Según el concepto de Rey, es fundamental poner en consideración que el tema de los costos es una oportunidad de mejora para América Latina en general. “Todavía tenemos costos muy superiores a los de países como Estados Unidos, por cuestiones de infraestructura, combustibles y distancia frente a los mercados. Vemos con mucha satisfacción un aumento de la velocidad de los procesos: despachos más rápidos, tiempos de cargas y descargas más cortos. Existe énfasis en el tema de velocidad, lo cual implica que muchas compañías están mejorando su competitividad en este tema, y logran ser un proveedor más veloz”, afirmó la directora.

    Según María Rey “hay que hacer un seguimiento a todo el movimiento financiero, de gestiones, de cambio de negocios y ver cuál es el impacto en los indicadores. De alguna forma, el benchmarking siempre va un paso atrás, porque tiene que esperar a que los hechos sucedan primero. Y luego, cuando uno empieza a ver los resultados al final del año, y ve que algo no resultó como el año anterior, hay que empezar a buscar las razones”.

    Al implementar el benchmarking tenga en cuenta…

    • Definir las actividades en la que se puede aplicar el benchmarking: es fundamental conocer qué comportamientos, actividades, tendencias e instrumentos han posicionado a las empresas de competencia directa e indirecta y así adaptarlos a los propios.

    • Reconocer las compañías con las prácticas más efectivas: una de las maneras más efectivas de medir el éxito de las estrategias de negocio implementadas por la competencia, es comprobando los resultados que éstas les han arrojado, lo que otorgará la capacidad de medir su actuación en el entorno empresarial.

    • Implementar, adaptar y desarrollar los indicadores modelos: después de adaptar al perfil de la empresa las estrategias evaluadas en la competencia, ejecutar un plan de desarrollo que efectivamente evidencie una optimización en los procesos logísticos de la compañía.

    • Autoevaluar: utilizando la comparación del proceso propio con otros similares, se debe medir cual ha sido la actuación propia en el proceso de adaptación y desarrollo de los indicadores elegidos a implementar.

    • Determinar la continuidad de la aplicación del benchmarking con nuevos objetivos: después de realizar una rigurosa evaluación de resultados del proceso, es importante plantear nuevas metas en pro de optimizar el proceso de benchmarking ya adaptado. En el campo de la logística el benchmarking podría contribuir a alcanzar los objetivos del negocio, debido a que este facilita la detección de las mejores prácticas, estas a su vez conllevan de manera eficaz, ordenada, rápida y eficiente a la generación de ventajas competitivas.


    A modo de conclusión

    Ahora bien, es fundamental tener en cuenta que el benchmarking logístico, se puede concebir como una herramienta de mejoramiento continuo y de aprendizaje que se encuentra en constante actualización en cuanto a tendencias y novedades, lo que trae con su implementación el posicionamiento de la compañía a la vanguardia de la competencia.

    Sin embargo, puede que la competitividad de la empresa esté mejorando, pero este proceso de optimización debe ser realizado en el menor tiempo posible y aplicado a todos los campos de acción de la empresa, tales como: transporte, infraestructura, costo, calidad, tiempo, etc. Puesto que si el resto de las empresas del sector lo hacen más rápido, la concepción de ser líder en desarrollo y mejoramiento dentro del grupo competitivo al cual pertenece, será sólo una falsa y subjetiva concepción.


    Beneficios del benchmarking logístico:

    • Se aprenderá de otras compañías cuyos procesos logísticos son mejores.

    • Se adaptará lo aprendido para optimizar los procesos logísticos de la empresa.

    • Se establecerán metas de desempeño con el objetivo de estar a la vanguardia competitiva.

    • Se obtendrá un enfoque de competitividad basado en hechos reales.