Logistica

  • LOGISTICA

    La importación y exportación de productos son algunos de los principales medios de sostenibilidad de una nación. Garantizar la efectividad en el transporte de carga internacional no es una tarea fácil en cuanto a infraestructura y documentación. Por eso, el transporte multimodal se ha convertido en la opción más práctica para cumplir con éxito una entrega “justo a tiempo”.

     

    Una de las características de la globalización es la expansión progresiva de los mercados de todos los países. Este intercambio comercial en crecimiento requiere de estrategias logísticas que garanticen fluidez en el transporte de carga. Expertos en operaciones logísticas coinciden en que los aspectos burocráticos son tan importantes como la tecnología y la maquinaria necesaria para el traslado de mercancía.

    Es en este punto donde juega un papel importante el transporte multimodal; celebrar un contrato de este tipo le certifica al cliente que una sola empresa se hará responsable de su producto o mercancía desde que es recogida, hasta que es entregada en su destino final.

    Generalidades

    Antes de hablar de transporte multimodal es necesario conocer rápidamente los tipos de contratos que existen para movilizar la carga.

    Transporte unimodal: es el traslado de mercancía de un lugar a otro utilizando un solo medio de transporte con un único contrato.

    Transporte intermodal: contempla el uso de más de un medio de transporte para trasladar una carga de un origen hacia un destino. Generalmente se utiliza en la importación y exportación de productos.

    Transporte segmentado: esta modalidad utiliza múltiples contratos según las necesidades que requiera la carga, es decir, si ésta última debe ser transportada en más de un medio de transporte, se realiza un contrato con cada una de las empresas involucradas delegando la responsabilidad a cada una de ellas.

    Ahora bien, el transporte multimodal busca realizar todas las operaciones que necesita la carga desde su origen hasta su destino en un único contrato con un único operador. De esta manera, se unifican las operaciones técnicas y tecnológicas para el transporte, sin necesidad de realizar muchos trámites que puedan depurar la operación logística.

    La dinámica actual del comercio exterior tiene una mayor fluidez si se requieren menos intermediarios a la hora de transportar mercancía. Incluso, para el dueño de la carga resulta más seguro entenderse con una sola empresa sobre el estado de sus productos, pues es esta última la que asume toda la responsabilidad en caso de daños o retrasos.

    Estrategias logísticas del transporte multimodal

    Rodolfo Mendoza, gerente general de Globalog S.A., empresa especializada en operaciones de transporte multimodal, plantea las siguientes estrategias: “Lo primero es contar con la información clara y precisa de los agentes que deben entregar las cargas. Segundo, la revisión de la documentación necesaria para poder hacer el aduanamiento en el país de origen en coordinación con el despachador y con el agente del operador de transporte multimodal (OTM). Por último, el conocimiento preciso de la carga; el operador debe conocer muy bien la carga que está manejando para poder tomar decisiones sobre ésta”.

    El investigador del CLI de LOGyCA, Andrés Baquero, cree que la efectividad del transporte multimodal no depende tanto de la estrategia, sino del esquema operacional utilizado y de las peculiaridades de la operación intermodal. Por ejemplo, el trasbordo de mercancía de un medio de transporte a otro es más efectivo al utilizar contenedores que reduzcan a un mínimo la manipulación directa de la carga, facilitando la movilización de ésta. No obstante, esta alternativa sí genera un reto logístico al OTM debido a que deberá asegurar una disponibilidad total de unidades de carga para los usuarios.

    Desafíos Logísticos

    Los inconvenientes habituales a los que se puede ver enfrentada una operación multimodal son los mismos que se encuentran en otro tipo de contratos como el segmentado. No obstante, debido a la naturaleza del contrato multimodal de utilizar un solo interlocutor, estos problemas se ven mucho más reducidos.

    Existen dos inconvenientes principales: los daños o la pérdida de mercancía en los procesos de trasbordo. Como se expuso anteriormente, una solución óptima es utilizar una unidad estándar de carga que reduzca progresivamente la manipulación directa del producto. Baquero también recomienda la implementación de procedimientos unifi cados de inspección y el empleo de herramientas de inspección no intrusiva.

    El otro problema que se puede presentar es la demora en los tiempos de entrega. Rodolfo Mendoza argumenta que el negocio en gran parte se convierte en información. El cliente constantemente está solicitando que le indiquen en qué lugar exacto va la carga, y para evitar retrasos se necesita un sistema de operación preciso y confi able que se articule con toda la red de agentes que intervienen en la operación. Así, se pueden prever situaciones que tiendan a dilatar el proceso al tiempo que se mantiene una actualización constante de la normatividad porque “de nada sirve que la carga haya llegado si no se puede evacuar de los puertos o lugares destino cuando el agente encargado no tiene los documentos concernientes”.

    El sólo hecho de que el país esté manejando un único contrato para la prestación de un servicio intermodal adoptando un marco normativo fl exible con los requerimientos del comercio exterior, ya genera un alto grado de competitividad. Este aspecto involucra a Colombia en los estándares internacionales del mercado.

    Para expertos en el tema como Andrés Baquero, las defi ciencias en el desempeño multimodal de Colombia dependen más de la desarticulación entre los sectores público y privado en esta materia, más allá que de la ausencia de infraestructura. Sin embargo, Rodolfo Mendoza afi rma que debido a situaciones climáticas específi cas, como por ejemplo el grave invierno que viene azotando al país, quedó en evidencia la fragilidad de la infraestructura nacional, la cual, incluso, colapsó.

    En defi nitiva, los contratos de transporte multimodal se han hecho, con el tiempo, muy importantes para las operaciones del comercio exterior. Los operadores logísticos se esfuerzan constantemente por mantenerse vigentes en cuanto a maquinaria, tecnologías de información y documentación. Lo que falta es una comunicación más fl uida con las entidades gubernamentales para que en conjunto, se puedan diseñar estrategias que logren mitigar problemas logísticos ocasionados por eventos tan imprevisibles como la situación climática.



    Beneficios

    Para Andrés Francisco Baquero, investigador del Centro Latinoamericano de Innovación en Logística (CLI), de la fundación LOGyCA, la gran ventaja es que: “el transporte multimodal busca los beneficios del transporte intermodal a través de la conveniencia de suscribir un único contrato con un sólo operador. Esto marca una separación del esquema tradicional del transporte intermodal bajo el cual el agente que quiere movilizar su carga realiza contratos y gestiones por separado con los operadores de los diferentes modos”. Los privilegios que se derivan de este beneficio son:

    • Ahorro de capital del contratante al entenderse con una sola entidad.

    • Mayor seguridad de la mercancía al ser manipulada por un solo operador.

    • El cliente tendrá menos dificultades logísticas para realizar el seguimiento de la carga.