Colaboración para la internacionalizacion

  • En los últimos años, el concepto de colaboración empresarial, ya sea externa o interna, ha ido cobrando fuerza progresivamente hasta llegar a convertirse en sinónimo de crecimiento y progreso. Digamos que la colaboración empresarial es cada vez más “chic” y se presenta como la nueva forma de concebir el mundo empresarial  del siglo XXI

    Muchos países apuestan por esta nueva forma de entender los negocios y se benefician de un tejido empresarial mucho más rico y competitivo. Los datos así lo demuestran. No obstante, países como España- en concreto algunos sectores y, sobre todo, determinadas regiones- ven esta forma de compartir sinergias como una amenaza, desaprovechando, no sólo las economías de escala y la consecuente reducción de costes, sino también la posibilidad de crear una amplia red de apoyo que haga de ti, una empresa más competitiva en un mercado cada vez más difícil.

    Un ejemplo de ello lo tenemos en la SIAL de París de este año a la que dos de mis compañeros de IQ Solutions asistieron. El área española –aparte de ser ridícula, lo que demuestra otro de los problemas de las empresas españolas en la materia de internacionalización, es decir…LA INVERSIÓN-estaba configurado de una forma en que cada empresa estaba aislada de la otra y, según me contaron –la cual cosa me creo porque he visto cosas parecidas en otras ferias- el recelo era la nota imperante entre ellas, el “Que no se entere éste que han venido a verme” Por el contrario el pabellón italiano –de los tan demonizados italianos por parte de las empresas españolas por el único motivo de ser….más espabilados y colaborativos- simulaba una campiña de la toscana, todo abierto y todo mezclado, pastas, vino, queso, aceite, café..…los visitantes entraban y no querían irse de allí…era…como el EURODISNEY de la alimentación. Lógicamente, un posible distribuidor llega allí a por…café, quizás, y puede acabar con queso, vino…o cualquier otra cosa de allí, ¿Por qué?, porque los italianos han sabido aprovechar al máximo lo que es “la colaboración”. Afortunadamente no  todo es así en España, hay varios grupos de exportación interesantes que van surgiendo y otros tanto que surgirán con el fin de hacer más fácil llegar a nuevos mercados.

    Pero no solo en el sector agroalimentario es posible esto sino en todos. ¿No será más fácil para una agrupación de dos o tres empresas conseguir una licitación que a una sola? ¿No será más fácil –y barato-  entrar en un país para un grupo de exportación que para una empresa sola? ¿No será más económico –y productivo- participar de forma agrupada en una feria que yendo una empresa sola? Si se piensa detenidamente…los beneficios son innumerables. Por ejemplo,  alguna de las ventajas de participar en un consorcio de exportación podría ser:

    • Reducción de costes del proceso de internacionalización. (Viajes, material promocional, modificación del etiquetado, traducciones, envío de muestras…)
    • Contar con un objetivo concreto y común en materia de internacionalización, elemento que es clave para la obtención de resultados.
    • Posibilidad de participación en las ferias más importantes del mundo a un coste muy económico.
    • Aprovechamiento de las sinergias empresariales que puedan surgir, sobre todo en materia de clientes.
    • Contar con un gestor de internacionalización personalizado que le ayude y le asesore en todo lo que necesite a un coste mucho menor.
    • Reducción de costes en el envío de las muestras y la mercancía
    • Posibilidad de participar en acciones promocionales conjuntas con un menor coste.

    Entre otras muchas…Como se puede ver, las ventajas son innumerables pero falta lo más importante…LA MENTALIZACIÓN y espero que, este post, haya ayudado un poco a cambiarla.

    Como despedida, os adjunto este video de un proyecto conjunto de exportación para África.

     

    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=0nUYShE4crU