Los Consorcios de Exportacion como estrategia para la internacionalizacion de las PyMEs

  •  

    Universidad Nacional de Rosario

    Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales

    Licenciatura en Gestión de Negocios Internacionales

     

     

    Los consorcios de exportación como estrategia para la internacionalización de las PyMEs de Argentina y Brasil entre 1980 y 2010. Sus diferencias y similitudes

     

     

     

     

    Lic. Osvaldo Luis Musto

     

     

     

    Rosario, Diciembre de 2011

     

     

    1. I.                   INTRODUCCIÓN

     

    El escenario internacional del siglo XX se ha caracterizado por los profundos cambios en todos los órdenes incluido el económico que han potenciado el fenómeno de la globalización.

     

    Para algunos autores como Fittoussi y Rosanvallón, 1997 (Citados por Cignacco, 2009:1) este fenómeno pasó por tres etapas. Una denominada globalización aduanera en la que, mediante las negociaciones de las rondas del GATT, se trataron reducciones progresivas de los aranceles. La segunda donde se desarrollaron grandes adelantos en transportes, informática y telecomunicaciones, de lo que resulta la globalización financiera, y en una tercera etapa que se relaciona con la caída de las economías planificadas de régimen comunista y su incorporación al mercado mundial.

     

     Este sistema económico mundial integrado con una fuerte tendencia a la liberalización de los mercados y que fue motorizado por una revolución tecnológica introdujo cambios en la estructura productiva, resultando de ello una modificación del paradigma productivo.

     

    Este cambio de paradigma se caracterizó por una marcada competitividad de la empresa, una nueva división del trabajo y los sistemas productivos, volúmenes de producción más bajos y obsolescencia de los modelos más rápido lo que implica una producción flexible y  un ciclo de vida del producto corto.

     

    Como resultado de esto se desarrollaron series cortas de producción para productos de alto valor en donde la rentabilidad está dada por la calidad y no por la cantidad.

     

    Algunas Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) que generalmente destinan su producción al mercado local o en algunos pocos casos al regional, sufrieron la pérdida de sus mercados  tradicionales debido a la irrupción de grandes empresas internacionales con sus productos resultado entre otros factores de la liberalización de los mercados que causaba la globalización.

    Ante esto las PyMEs vieron la necesidad de buscar alternativas de producción y gestión con vista a su supervivencia. La inserción de sus productos en el mercado internacional fue una de las principales alternativas elegidas.

     

    Pero a la hora de posicionarse con sus productos en un mercado extranjero se les presentaron ciertas dificultades ya que no siempre las PyMEs poseen los conocimientos necesarios (Know how) ni los medios financieros requeridos para comenzar el proceso de internacionalización. Además de estos dos factores, se suman el desconocimiento o no cumplimiento de las normas regulatorias exigidas por los países objetivos en cuanto a calidad y seguridad, así como también el volumen de producción que puede no llegar a satisfacer la demanda de los diferentes mercados en donde se quiere penetrar (Russo, 2009).

     

    Según (Moreno y Fantasía Macchi, 2009) una PyME, en proceso de internacionalización puede optar por los siguientes canales básicos de comercialización internacional 

     

    • Acceso directo: Vendedores propios, agentes y representantes, sucursales y filiales.
    • Acceso indirecto: Tradings, licencias, franquicias
    • Acceso concertado: Consorcios de exportación, piggy back, joint ventures

     

    A partir de la experiencia de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial y de la Federación Italiana de Consorcios de Exportación en el desarrollo y promoción de los consorcios (ONUDI, 2004), se observa que a nivel mundial las PyMEs que han iniciado un canal de asociatividad, son mejores a la hora de enfrentar los requerimientos de una economía globalizada.

     

    En virtud de esto los gobiernos de los países tanto desarrollados, emergentes como también los subdesarrollados propician la formación de consorcios de exportación entre PyMEs con la intención de facilitar el proceso y favorecer la participación de la economía nacional en el ámbito global.

     

    La Argentina y el Brasil han comenzado a propiciar la constitución de consorcios de exportación introduciendo leyes que reglamentan su funcionamiento y constitución, estableciendo agencias para su fomento, otorgando exenciones impositivas, etc. Este impulso desde el Estado ha obtenido distintas respuestas y resultados por parte del sector privado de PyMEs.

     

    Un estudio de las características propias del proceso de constitución de consorcios de exportación en los distintos países que comparten características culturales, sociales y económicas similares, ayudaría a enfrentar de mejor modo, a partir de la experiencia positiva, las posibles dificultades que encuentran las PyMEs en su proceso de internacionalización.

     

    Se propone entonces conocer cuáles son las diferencias y similitudes que presentan los consorcios de exportación, constituidos por las PyMEs en Argentina y en Brasil como estrategia de internacionalización establecidos entre 1980 y 2010

     

    Conocidas estas diferencias y similitudes, se podría pensar en la posibilidad de constituir consorcios binacionales formados por PyMEs radicadas en estos países, dentro del marco de acuerdos bilaterales en el seno del MERCOSUR.

     

    Este trabajo se encuentra acotado al período comprendido entre los años 1980 y 2010 debido a que a partir de la década del ochenta como consecuencia de la globalización comienza a verse “la posibilidad real de producir, vender, comprar e invertir en aquel o aquellos lugares del mundo donde resulte más conveniente hacerlo, independientemente de la región o país donde se localicen” (Lerma Kirchner, A 2005:10). En este sentido, los cambios propiciados al ritmo de la globalización comenzaron a ser tenidos en cuenta y aprovechados por las PyMEs con el objetivo de expandirse económicamente.

     

    Se consideraron tres variables para el análisis, a saber:

    • antecedentes,
    • marco jurídico,
    • organismos de apoyo.

     

    El objeto de realizar este recorte en los elementos a observar se fundamenta en que estas variables no están influenciadas por factores externos al consorcio, como si lo estarían, por ejemplo: sectores industriales a los que pertenecen las PyMEs[1], volumen exportado, o mercado objetivo, lo que no permitiría encontrar una base común de comparación. Otras variables que se podían considerar serían: volumen de producción, valor exportado, regiones a las que pertenecen, entre muchos otros etcéteras, pero todas ellas presentan el inconveniente antes descripto, imposibilitando todo análisis e  invalidando los resultados.

     

     

    I.a. Hipótesis de trabajo:

     

    Es mayor el número de similitudes que el de diferencias que existen entre los consorcios de exportación integrados por PyMEs en Argentina y en Brasil, constituidos como estrategias de internacionalización en el período 1980 - 2010, si se analizan los antecedentes históricos, el marco jurídico aplicable y el apoyo que reciben de organismos públicos y  privados de ambos países.

     

    I.b. Objetivo general:

     

    • Describir a partir de la comparación de diferencias y similitudes los consorcios de exportación constituidos por PyMEs en Argentina y en Brasil durante el período 1980-2010.

     

    I.c. Objetivos específicos:

     

    1. Caracterizar los procesos de conformación de consorcios de exportación de las Pymes en Argentina y Brasil;
    2. Establecer los antecedentes históricos que hubo en la constitución de los consorcios de exportación en Argentina y Brasil;
    3. Identificar el marco jurídico aplicable a un consorcio de exportación como canal para su internacionalización en Argentina y Brasil.
    4. Indagar sobre qué tipo apoyo que reciben las PyMEs por parte del sector privado y público en Argentina y Brasil para la constitución de consorcios de exportación, cuando éstas optan por esta forma de internacionalización.

     

    I.d. Diseño de investigación:

     

    Para la consecución de los objetivos de este trabajo se realizará un abordaje cualitativo de nivel descriptivo, dado que el fenómeno estudiado es de carácter fundamentalmente social. La técnica a seguir será la búsqueda bibliográfica ya que la temática propuesta es compleja y presenta diferentes aspectos y enfoques y esta permite abordarlos ampliamente. Para la recolección de datos se utilizaran fuentes primarias, tales como leyes, decretos y disposiciones entre otros y fuentes secundarias en forma de textos sobre el tema que se analiza, en trabajos publicados en revistas académicas, libros y periódicos. Se consultarán también sitios de internet tales como la Fundación Standard Bank, la Fundación Exportar, Agência de Promoção de Exportações (APEX) y los Ministerios de Economía y Relaciones Exteriores de Argentina y Brasil.

    Los datos así colectados serán analizados en su contenido y relevancia para la investigación, estableciendo relaciones y elaborando conclusiones. Para la realización de este análisis se aplicarán técnicas de análisis de contenido y discurso.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    II         MARCO TEÓRICO

     

    I.e.1. Conceptualización de PyME:

     

    De los criterios para conceptualizar a una PyME que proponen distintos autores se considerarán solo los criterios cuantitativos indicados por Edgardo Acuña (2010) siendo éstos los que consideran como base de la determinación elementos cuantificables, como el número de personal o el nivel de facturación.

     

    Las PyMEs argentinas se encuentras regladas por la Ley N° 24.467 denominada “Estatuto PyME” que en su artículo 2° encomienda “a la autoridad de aplicación definir las características de las empresas que serán consideradas PyMEs, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada región del país, y los diversos sectores de la economía en que se desempeñan” y por la Ley N° 25.300 conocida como “Ley de Fomento para la micro, pequeña y mediana empresa” en la que establece en el artículo 1° “… La autoridad de aplicación deberá definir las características de las empresas que serán consideradas micro, pequeñas y medianas a los efectos de la implementación de los distintos instrumentos del presente régimen legal contemplando las especificidades propias de los distintos sectores y regiones con base en los siguientes atributos de las mismas, o sus equivalentes: personal ocupado, valor de las ventas y valor de los activos aplicados al proceso productivo”

     

    La autoridad de aplicación mencionada en ambas leyes es la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional, que mediante la Resolución 21/2010 establece en el artículo 1° que el atributo que se utilizará para la clasificación de éstas es el monto del promedio de los últimos tres años de ventas totales que surjan de los balances u otra información contable equivalente,  separándolo además por sector de la actividad económica.

     

    Las PyMEs brasileñas están definidas en la Ley Complementaria 123/06 (Lei Complementar[2] 123/06) en el Art. N° 3 Cap. II Art. 3°Para os efeitos desta Lei Complementar, consideram-se microempresas ou empresas de pequeno porte a sociedade empresária, a sociedade simples e o empresário a que se refere o art. 966 da Lei no 10.406, de 10 de janeiro de 2002, devidamente registrados no Registro de Empresas Mercantis ou no Registro Civil de Pessoas Jurídicas, conforme o caso, desde que:

    I – no caso das microempresas, o empresário, a pessoa jurídica, ou a ela equiparada, aufira, em cada ano-calendário, receita bruta igual ou inferior a R$ 240.000,00 (duzentos e quarenta mil reais);   II – no caso das empresas de pequeno porte, o empresário, a pessoa jurídica, ou a ela equiparada, aufira, em cada ano-calendário, receita bruta superior a R$ 240.000,00 (duzentos e quarenta mil reais) e igual ou inferior a R$ 2.400.000,00 (dois milhões e quatrocentos mil reais).  

    § 1º Considera-se receita bruta, para fins do disposto no caput deste artigo, o produto da venda de bens e serviços nas operações de conta própria, o preço dos serviços prestados e o resultado nas operações em conta alheia, não incluídas as vendas canceladas e os descontos incondicionais concedidos […]”

     

     

    CUADRO 1: “Clasificación de las empresas a partir de las ventas totales trianuales por sector”

    TAMAÑO

    SECTOR

    SERVICIOS

    AGROPECUARIO

    INDUSTRIA Y MINERÍA

    COMERCIO

    CONSTRUCCIÓN

    MICROEMPRESA

    610.000

    1.800.000

    2.400.000

    590.000

    760.000

    PEQUEÑA EMPRESA

    4.100.000

    10.300.000

    14.000.000

    4.300.000

    4.800.000

    MEDIANA EMPRESA

    24.100.000

    82.200.000

    111.900.000

    28.300.000

    37.700.000

    Fuente: Montos en Pesos publicados en la página web de la SEPYME sobre la base de la disposición 21/2010[3]

     

    Las PyMEs pueden optar entre dos sistemas básicos de comercialización al exterior. De acuerdo con Moreno y Fantasía Macchi, (1985:24) estos sistemas pueden ser: uno denominado sistema directo, donde la empresa realiza por sí misma la exportación y otro denominado sistema indirecto en dónde accede a la comercialización internacional delegando total o en partes a un tercero algunas tareas como detección de las oportunidades comerciales, oferta y negociación internacional, trámites operativos y documentales, manejo de instrumentos financieros, etc. (Cignacco, B., 2009).

    Dentro del sistema indirecto existen diferentes fórmulas o canales de comercialización entendiéndose por tales a la “cadena comercial más o menos compleja mediante la cual un producto llega desde el productor, despachador, fabricante u otro origen hasta el consumidor, que comprende a los distintos intermediarios que pueden existir entre éstos en una forma directa de penetración de mercados, intervención que genera los márgenes cuya sumatoria denominamos el costo del marketing” (Ledesma y Zapata, 1993).

     

    Uno de los canales de comercialización frecuentemente utilizado por las PyMEs son los consorcios de exportación.

     

    I.e.2.  Conceptualización de Redes de Cooperación:

     

    Los consorcios de exportación tienen su origen en el concepto de red de cooperación interorganizacional[4]. Según el Serviçio de Apoio à Micro e Pequenas Empresas – (SEBRAE, 2004) una red de empresas constituye una forma organizativa capaz de desarrollarse en diversos tipos de aglomeraciones productivas. Las redes surgen de la consolidación (cooperación y/o coordinación) sistemática entre firmas, asumiendo diferentes formas. Estas redes aparecen como resultado del agrupamiento formal o informal de empresas autónomas, con el objeto de realizar actividades comunes, permitiendo que ellas se centren en sus propias actividades productivas, denominado en inglés core business, sin que necesariamente entre ellas se establezcan lazos financieros.

     

    Existen varias razones para la utilización del paradigma de redes en el ámbito organizacional. Para Nohria (1992) la primera razón es el surgimiento de un nuevo patrón de competitividad, lo que hace que las empresas busquen en lugar de relaciones competitivas, relaciones colaborativas que las unan en redes de interrelaciones laterales y horizontales tanto interna como exteriormente. Otra razón son los recientes desarrollos en el campo de la tecnología de la información que ofrece un amplio espectro de posibilidades para las operaciones e interrelaciones de las organizaciones en todo el mundo. Por último pero no menos importante es la consolidación del Análisis de redes como disciplina académica, lo que posibilita el debate y confrontación de ideas afines.

     

    En este marco, el mismo autor considera oportuno ubicar a las organizaciones empresariales dentro de la teoría de las redes, ya que las considera una red social entendida como el grupo de personas, organizaciones, etc. Que interactúan a través de un conjunto de cierto tipo de relaciones sociales.

     

    Se representan a continuación diferentes alternativas de organizaciones en red de cooperación de empresas.

     

       

              

       

    Redes     interorganizacionales de cooperación

       

                     

       

    Cooperativas

       

                     

       

    Organizaciones     Virtuales

       

                     

       

    Joint     - Ventures

       

                     

       

    Consorcios     de Exportación

       

                     

       

    Acuerdos     Productivos Locales (Clusters)

       

          

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Fuente: Lima y Carvalho (2005)

     

    I.e.3. Conceptualización de Consorcios de Exportación:

     

    Se sustentan tres definiciones de consorcios de exportación que serán objeto de análisis durante el desarrollo del trabajo. En primer lugar, según la Organización de la Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial ONUDI (2003) un consorcio de exportación es “Una alianza voluntaria de empresas con el objeto de promover los bienes y servicios de sus miembros en el extranjero y de facilitar la exportación de sus productos mediante acciones conjuntas […] es un medio formal para la cooperación estratégica de mediano a largo plazo entre empresas que sirve para prestar servicios especializados a fin de facilitar el acceso a los mercados extranjeros:”

     

    En segundo lugar, Gustavo Lima (2006) sostiene que “O consorcio de exportação é a união de esforços de pequenas e médias indústrias de um mesmo setor produtivo ou de setores complementares, visando vender seus produtos no mercado internacional. Desta maneira, as empresas consorciadas podem manter sua própria individualidade no mercado doméstico e otimizar sua produção e venda de produtos no exterior”

     

    Por último, de acuerdo a Moreno y Fantasía Macchi (2009) “Los consorcios de exportación son agrupaciones de productores, fabricantes o de varias empresas con productos iguales, similares o complementarios para la comercialización conjunta en el exterior de sus mercaderías exportables, constituyéndose en frente común para encarar los negocios. Esta conjunción proexportadora puede ser meramente oficiosa, informal o formalizarse en una empresa legal y comerciante organizada e independiente de quienes la integren con expresos derechos, obligaciones y objetivos comunes y con una gerencia ejecutiva unificada que atiende la operatoria general del consorcio exportador.”

     

    A pesar de haber pequeñas diferencias en las definiciones conceptuales de consorcio de exportación desde  ONUDI como de Argentina y Brasil los tres comparten los lineamientos de consorcio de exportación, reconociéndolo como una herramienta para otorgar dinamismo a las PyMEs.

     

    I.e.4. Clasificación de los Consorcios de Exportación:

     

    La diversidad de formas que presentan los consorcios de exportación se muestra en  la siguiente tabla a partir de lo propuesto por Paloma Ochoa (2010):

     

     

    CUADRO 2: “Clasificación de los consorcios de Exportación”

    De   acuerdo al objetivo del trabajo conjunto

    De   Promoción y servicios

    Grupo   creado para explotar mercados de exportación determinados. Las empresas   constituyentes comparten costos de promoción y logísticos sin perder su   independencia como productor.

    De   ventas

    El   grupo se encarga de toda comercialización externa con una marca única para   todos los productos abarcando todos los aspectos relacionados con la exportación   de modo progresivo. Este tipo de consorcio suele controlar la calidad de los   productos comercializados.

    De   acuerdo a su constitución

    Consorcios   de sector único

    Este   tipo de consorcio es más homogéneos ya que las empresas al provenir del mismo   sector se concentran en la cooperación entre los miembros. Los bienes   producidos son complementarios y no competitivos.

    Consorcios   multisectoriales

    Su   principal ventaja es ofrecer una mayor variedad de productos. Las economías   de costo se logran a condición de que los productos sean lo suficientemente   próximos de manera que se puedan aplicar a todos los bienes y servicios los   mismos métodos de promoción. Sus productos suelen ser compatibles en lo que   se refiere a diseño y calidad.

    Entre   competidores

    Las   actividades se orientan directamente a los bienes o servicios producidos  y se pueden lograr economías de escala. Se   favorecen las actividades de investigación y desarrollo. La figura del   coordinador es clave ya que las empresas son renuentes a crear una alianza.

    Entre   no competidores

    Este   tipo de consorcio evita la competencia directa entre sus miembros, siendo el   mayor riesgo que al agrupar solamente productores de bienes complementarios,   no se pueda suministrar las cantidades requeridas.

    De   acuerdo a la ubicación de sus miembros

    Regionales   (Clusters)

    El   objetivo local concreto es la promoción de productos alimentarios típicos o   artesanías.

    No   regionales (Nacionales)

    Poseen   como ventaja el hecho de poder poner en contacto a empresas dispersas desde   el punto de vista geográfico, siendo más representativos y genera menor   competencias entre los miembros que los grupos regionales.

    Fuente: Paloma Ochoa (2010)

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    III         “El Consorcio de Exportación Argentino”

     

    III.a. Antecedentes:

     

    La experiencia argentina en  la formación de consorcios de exportación tiene sus orígenes a finales de la década de sesenta cuando se constituye el consorcio “Vinos de Argentina” (1968). Esta iniciativa que tenía como referente el modelo italiano que había comenzado a desarrollarse entre varias empresas textiles de la región de Prato, cuando comprendieron que la cooperación interempresarial podía constituir un elemento poderoso con miras a hacer frente a las dificultades que  hallaban en la penetración de los mercados internacionales (ONUDI, 2004 p. 13).

     

    Posteriormente en 1974 se crea un segundo consorcio dedicado a la exportación de equipamiento médico, pero ninguna de estas experiencias  prosperaron (Clacheo, 2008).

     

    En 1984 en el marco de una política económica que propiciaba las exportaciones se sanciona la Ley N° 23.101 de Promoción de Exportaciones, en cuyo articulado se establecía la figura de las cooperativas y consorcios de exportación. Se crea además, con el objeto de representar y coordinar las actividades de los consorcios la CACCERA, Cámara Argentina de Cooperativas y Consorcios de Exportación. Bajo el amparo de esta ley se constituyeron 52 consorcios de exportación de los cuales sólo 15 completaron los trámites administrativos correspondientes. Los beneficios que establecía esta ley nunca se concretaron, y como consecuencia de la apertura de la economía ocurrida a comienzos de la década del noventa y un marcado retraso cambiario, desaparece gran parte de los consorcios constituidos, dando como resultando el fracaso de esta experiencia.

     

    Posteriormente ya a finales de la década del noventa, 1998, la ex Fundación Bank of Boston, propone a la Fundación Export.Ar  la creación de un programa de formación de consorcios de exportación,  marco bajo el cual se constituyó el “Grupo de bienes de Capital, equipos médicos y hospitalarios” en setiembre de 1998.

     

    Wiñazky (2010) establece dos etapas en la historia de los consorcios de exportación en Argentina. Una primera etapa comprendida entre los años 1986 y 1991 caracterizada por tres elementos:

     

    • Ley N° 23.101 de Consorcios
    • Decreto N° 174/85
    • Cámara de Consorcios.

     

    La Ley 23.101 de Consorcios  y su reglamentación el Decreto N° 174/85 modificado por el Decreto 256/96  creaban la figura de los Consorcios y/o Cooperativas de Exportación. Otorgaba un incentivo fiscal para financiar gastos operativos durante los primero 5 años hasta el 4% del valor FOB de las exportaciones realizadas. Además establecía líneas de crédito para financiar hasta un 70% de los costos de constitución y puesta en marcha del consorcio, apertura y puesta en marcha de filiales en el exterior, adquisición de patentes y nueva tecnología con el objeto de mejorar los procesos productivos para la exportación. Preveían el no pago del IVA al comprar o realizar gastos para exportar, suplantándose por entrega de un crédito fiscal a favor del proveedor. La Administración Federal de Ingresos Públicos no reglamentó esta concesión alegando que permitía la comisión de numerosos fraudes

     

    En la segunda etapa Wiñazky  parte desde 1998 momento en el cual se crea el programa que impulsaba la Fundación Bank of Boston y Export.Ar. Como resultado de esto se produce la formación una gran cantidad de consorcios informales, alrededor de 100 en todo el país con 750 empresas PyMEs que representan el 1% de las exportaciones totales del país[5]. Estos consorcios así constituidos se caracterizaban por ser mayoritariamente mono-sectoriales integrados por entre 5 y 15 empresas. Sólo el 10% se constituyeron legalmente.

     

    A principios de 2003 las Fundaciones Export.Ar y Standard Bank ingresaron al Senado de la Nación un nuevo proyecto de ley. Esta ley la 26.005 entró en vigencia el 12 de enero de 2005.

     

     

     

    CUADRO 3: “Número de grupos existentes, empresas que los integran y exportaciones. (Años 1998 – 2005)”

    Año

    Número

    Exportaciones   en millones de u$s

    de   Grupos

    de   Empresas

    1998

    3

    30

    3

    1999

    5

    46

    16

    2000

    12

    123

    26

    2001

    25

    214

    41

    2002

    29

    231

    70

    2003

    34

    260

    61

    2004

    37

    286

    100

    2005

    42

    327

    117

    Fuente: Fundación Standard Bank 2010

     

     

    III.b. Ley 26.005 de Consorcios de Cooperación

     

    La Ley 26.005 de Consorcios de Cooperación establece que las personas físicas o jurídicas, que tengan domicilio o se constituyan en la República Argentina, podrán conformar un contrato por “Consorcios de Cooperación” bajo la forma de una organización común cuyo objeto será el de facilitar, desarrollar, incrementar o concretar operaciones relacionadas con la actividad económica de sus integrantes, las que pueden ser establecidas o no en el momento de su constitución a fin de mejorar o acrecentar sus resultados. (Ley 26.005 Art. 1°).

     

    La misma Ley en el Art. N° 2 establece que los consorcios creados no son personas jurídicas, ni sociedades, ni sujetos de derecho, declarando que tienen naturaleza contractual. Además indica que los mismos no tendrán función de dirección en relación con la actividad de sus miembros. (Ley 26.005 Art. N° 3). La distribución de los  resultados económicos producto de las actividades de los consorcios se realizará en la proporción que fije el contrato constitutivo, o en partes iguales si este no lo establece. (Ley 26.005 Art N° 4). El Art N° 5 y Art N° 6 de la misma ley establecen el modo de otorgamiento del contrato y los requisitos de inscripción a cumplir. En el Art N° 7 se fijan los elementos mínimos que tendrá el contrato, tales como el objeto del contrato, la duración, la denominación del consorcio, la determinación y la forma de constitución del monto del fondo común requerido, la determinación del número de representantes del consorcio, entre otros.  El Art. N° 9 establece la participación en la responsabilidad de cada participante del consorcio. El Art. N° 10 establece las causas de disolución del consorcio. El Art. N° 11 faculta al Poder Ejecutivo en virtud de lo establecido por la Ley 24.467 (Ley de Pequeñas y Medianas Empresas) a otorgar beneficios que tiendan a promover la conformación de los consorcios, especialmente destinados a la exportación, dentro de los créditos que anualmente se establezcan en el Presupuesto General de la Administración Nacional.

     

    III.c. Beneficios de la Ley de Consorcios de Cooperación

     

    Si bien la Ley 26.005 no contempla la posibilidad de que las empresas  recuperen el Impuesto al Valor Agregado (IVA) cuando vendieran, los auspiciantes de esta ley no solicitaron la inclusión del este punto en ella, ya que partían de la base que las ventajas que obtienen las empresas al asociarse no se sustenta en la posibilidad de obtener beneficios impositivos sino en el hecho del potenciamiento del esfuerzo exportador. Además se temió por un crecimiento desmesurado del número de consorcios  que si bien era el objeto de estas Fundaciones se temía por una degeneración del sistema asociativista.

     

    Esta Ley evita la formación de una nueva sociedad, los mayores costos que esto implica y asociado a ello la rigidez de la estructura operativa de otras formas societarias, sumado a la pérdida de la individualidad empresaria.

     

    Además otorga seguridad jurídica para quienes constituyen el consorcio, lo que elimina cualquier vinculación con la sociedad de hecho y con las restricciones establecidas en la Art. N° 30 de la Ley 19.550 (Ley de Sociedades Comerciales).

     

    III.d. Características de los Consorcios de Exportación constituidos

     

    A partir de la Ley 26.005 se consolida la tendencia creciente de formación de grupos y consorcios[6] de exportación. De igual modo continúan creciendo las exportaciones de estos grupos. La siguiente tabla muestra el número de grupos y empresas existentes entre los años 2006 y 2010 al igual que el monto de las exportaciones realizadas.

     

     

    CUADRO 4: “Número de grupos existentes, empresas que los integran y exportaciones. (Años 2006 – 2010)”

     

    Año

    Número

    Exportaciones   en millones de u$s

    de   Grupos

    de   Empresas

    2006

    49

    354

    97,6

    2007

    46

    315

    135,8

    2008

    50

    337

    152,5

    2009

    54

    345

    152,7

    2010

    61

    406

    161,3

    Fuente: Fundación Standard Bank 2010

     

     

    De las cuadros 3 y 4 precedentes se construye el siguiente gráfico detallando por año los grupos existentes y el monto de las exportaciones realizadas. Se puede observar una marcada tendencia al crecimiento en la conformación de nuevos grupos, ya que el número de los mismos crece de manera casi constante, sin variaciones significativas visibles. No se ve reflejado en este crecimiento las crisis nacional del 2001 ni la mundial del 2008. No sucede lo mismo con el  monto de las exportaciones que si bien tienen una marcada tendencia al crecimiento, se ve afectado por variaciones abruptas, principalmente en los años 2003 y 2006. La caída del 2003 puede ser una consecuencia del efecto Tango (crisis financiera en la Argentina entre los años 2001/2002 que se expandió principalmente por los mercados latinoamericanos)

     

     

     

     

    GRAFICO 1: “Exportaciones de los Consorcios y Grupos integrantes del Programa Fundaciones Standard Bank – Exportar años 1998/2010”

     

     

    Fuente: Fundación Standard Bank 2010

    Elaboración: Propia

     

     

    La cuadro 5 permite analizar de manera más completa las variaciones de las exportaciones tomando como referencia el monto exportado en el año 1998.

     

    Como primer resultado del análisis se observa que con respecto al año base 1998 las exportaciones de los grupos y consorcios de exportación crecieron en el año 2010 de manera significativa. Los valores de variación porcentual con respecto al período base son siempre positivos indicando un crecimiento sostenido.

     

    Con respecto a las variaciones respecto al período anterior, allí sí vemos una importante diferencia. Se obtienen marcadas variaciones negativas en los años 2003 y 2006, hecho que se refleja en el gráfico 1

     

     

     

    CUADRO 5: “Variación Porcentual respecto a 1998 y período anterior”

     

         

    Variación porcentual

    Año

    Exportaciones (en millones de u$s)

    Índice Primer período = 1998

    respecto al período base

    respecto al período anterior

    1998

    11,11

    100,00

    0,00

    0,00

    1999

    15,9

    143,11

    43,11

    43,11

    2000

    26,2

    235,82

    135,82

    64,78

    2001

    40,7

    366,34

    266,34

    55,34

    2002

    69,7

    627,36

    527,36

    71,25

    2003

    61,4

    552,66

    452,66

    -11,91

    2004

    100,4

    903,69

    803,69

    63,52

    2005

    117

    1053,11

    953,11

    16,53

    2006

    97,6

    878,49

    778,49

    -16,58

    2007

    135,8

    1222,32

    1122,32

    39,14

    2008

    152,5

    1372,64

    1272,64

    12,30

    2009

    152,7

    1374,44

    1274,44

    0,13

    2010

    161,3

    1451,85

    1351,85

    5,63

    Fuente: Fundación Standard Bank

    Elaboración: Propia

     

     

    Un ejemplo de interpretación de la tabla anterior sería: para el año 2006 tenemos un aumento del 878,49 por ciento en las exportaciones con respecto al año 1998, pero una disminución del 16,58 por ciento con respecto al año 2005. Como cierre de la tabla para el año 2010 las exportaciones aumentaron un 1351,85 por ciento con respecto al año 1998 y un 5,63 por ciento con respecto al año 2009.

     

    El gráfico 2 muestra claramente las variaciones de los montos exportados por los grupos u consorcios de exportación respecto al período anterior entre 1998/2010.

     

    Se advierte en este gráfico la caída de las exportaciones como consecuencia de la crisis mundial del año 2008.

     

     

     

    GRAFICO 2: “Variaciones porcentuales con respecto al período anterior entre 1998 y 2010”

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Fuente y Elaboración: Propia

     

     

    Otra característica de los consorcios argentinos es la territorialidad, ya que no sólo se concentran en  los conglomerados productivos en torno a los grandes cordones industriales de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba o Mendoza, sino que se encuentran distribuidos por todo el país. En el cuadro y gráfico siguiente se muestran las provincias en las que funcionan consorcios o grupos de empresas del Programa Fundación Exportar – Standard Bank . La Provincia en la que hubo en el 2010 más grupos fue la de Buenos Aires con 20, seguida por Santa Fe con 15 y por la ciudad de Buenos Aires con 12.

     

     

     

     

     

    CUADRO 6: “Clasificación de los grupos según provincias en la que están localizados. Año 2010”

     

    Provincia

    Número   de consorcios o grupos

    Exportaciones   en millones de u$s

    Relación monto de exportaciones   por consorcio o grupo

    Buenos Aires

    20

    73,6

    3,68

    Santa Fe

    15

    42,8

    2,85

    Ciudad de Buenos Aires

    12

    14,0

    1,16

    Mendoza

    3

    0,4

    0,13

    San Juan

    3

    26,0

    8,66

    Córdoba

    2

    0,8

    0,4

    Corrientes

    1

    0,3

    0,3

    Chaco

    1

    0,4

    0,3

    Chubut

    1

    0,0

    0,0

    La Rioja

    1

    3,0

    3,0

    Misiones

    1

    0,2

    0,2

    Tucumán

    1

    0,0

    0,0

    Total

    61

    161,716

    2,65

    Fuente: Fundación Standard Bank

    Elaboración: Propia

     

    Los datos indicados en la columna “Relación monto de exportaciones por consorcio o grupo” son indicativos y no representan las ganancias obtenidas individualmente por cada empresa miembro del grupo, sólo nos indican una idea aproximada de los beneficios individuales obtenidos.

     

    El número de consorcios constituidos por provincias tiene que ver con el apoyo e incentivos que cada una de ellas brinda para la formación de nuevos grupos o consorcios.

     

     

     

     

     

    GRAFICO 3: “Porcentajes de participación en el total de grupos constituidos por provincias”

     

     

     

    Fuente: Fundación Standard Bank

    Elaboración: Propia

     

     

    III.e  Participación de las provincias.

     

    III.e.l Provincia de Buenos Aires:

     

    El gobierno de la provincia de Buenos Aires estableció el Programa de Desarrollo de las Exportaciones Bonaerenses “BAExporta”, con el objeto de apoyar el proceso de internacionalización de la producción bonaerense articulando con otros organismos públicos y privados. Este programa basaba su funcionamiento en una convocatoria abierta a proyectos exportadores asociativos sectoriales y/o regionales, que se constituían una vez superada la etapa de pre diagnóstico donde se evaluaban las diferentes iniciativas con base a su potencial asociativo y exportador, su impacto en la generación de empleo y el compromiso de las empresas a invertir recursos en el proyecto.

     

    No estaba orientado directamente a la conformación de un consorcio, ni al apoyo económico de los diferentes gastos ocasionados por la constitución del mismo. Sólo ofrecía asistencia técnica y económica en el desarrollo de un plan de trabajo en el término de dos años, con el objeto de fortalecer la competitividad del sector, remover obstáculos en la cadena de valor, y abordar más eficazmente nuevos mercados.

     

    Este programa estaba enmarcado en la Ley 11.354 de la Provincia de Buenos Aires, que fue sancionada en 1992 conocida con el nombre de Ley de Promoción de la Exportaciones.

     

    Esta Ley en su Art 1 Inc. G determina que los objetivos básicos de la Política Comercial Internacional de la Provincia de Buenos Aires son los siguientes: “[…] g) Promover la creación de Empresas para el Comercio Exterior, públicas, mixtas y privadas, así como consorcios y cooperativas de exportación con el objeto de incrementar la presencia de los productos de la Provincia […]”

     

    No existe una evaluación formal de la experiencia, pero la misma se manifiesta como positiva según referencias obtenidas de la Fundación Exportar.

     

    III.e.2 Provincia de Santa Fe:

     

    La Provincia de Santa Fe reglamentó mediante el Decreto N° 2815 del 27 octubre de 2006 la Ley 12.119 que había sido sancionada en 2003, y modificada por Ley 12.228 en 2004

     

    La Ley facilita a las  PyMEs cuyas actividades de bienes o servicios estén radicadas total o parcialemente (no menos del 75%) en esta provincia, la conformación, desarrollo y consolidación de consorcios y cooperativas de exportación mediante la implementación de mecanismos tendientes al logro de asistencia crediticia a los consorcios y cooperativas. Posibilita suscribir convenios con organismos provinciales y municipales con el objeto de encontrar soluciones a los requerimientos derivados de la aplicación de esta Ley, y fomentar mediante la divulgación de los beneficios de esta forma de asociativismo.

     

    Determina que los consorcios formados bajo su amparo son sociedades regulares conforme a la Ley Nacional N° 19.550. De igual modo las cooperativas estarán regladas por la Ley Nacional N° 20.337. Además deberán incluir en el objeto social: coordinar las labores de producción de sus miembros, exportar, conjuntamente, los bienes o servicios producidos o prestados por sus miembros, propender al avance tecnológico de sus miembros y optimizar la calidad de los bienes o servicios a exportar.

     

    La Ley otorga los siguientes beneficios:

    • Exención del pago de todo impuesto, tasa o sellado de origen provincial que grave su constitución,
    • Otorgamiento de créditos, garantías y avales previstos en la legislación provincial y nacional
    • Asistencia técnica y científica
    • Capacitación a los fines previstos en el artículo 1 de la mencionada Ley

     

    Se han establecido numerosos consorcios a partir de esta normativa posicionando a la provincia de Santa Fe en segundo lugar en el número de consorcios constituidos.

     

    III.e.3 Ciudad Autónoma de Buenos Aires:

     

    La Dirección General de Comercio Exterior del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires estableció en 2008, un programa para apoyar a PyMEs de su jurisdicción que deseen constituirse en consorcios de exportación.

     

    El programa consistó en un aporte no reembolsable de diez mil pesos para cada firma integrante de un consorcio, estableciendo un máximo de cinco integrantes por consorcio. Este aporte puedía ser destinado para gastos tales como a publicación de folletos del grupo, asistencias a ferias y eventos, elaboración y mantenimiento de páginas web del grupo

     

    Se firmó entre el Gobierno de la Ciudad y la Fundación Standard Bank  un acuerdo con el objeto de recibir apoyo y gestionar la constitución de nuevos grupos.

     

    El programa finalizó en el mes de junio de 2009.

     

    III.e.4 Otros apoyos provinciales

     

    La Provincia de Córdoba a través de la Agencia Pro Córdoba y la Fundación Exportar firmaron en noviembre de 2007. Mediante este acuerdo la Agencia Pro Córdoba aportaba el 50% del costo de los costos de alojamiento y traslado del coordinador del consorcio cuando concurriera a alguna feria, exposiciones o misiones de ventas al exterior.

     

    Otras provincias que firmaron acuerdos en 2008 con las Fundaciones Exportar-Standard Bank fueron San Juan y Mendoza.

     

    III.f  Otros apoyos

     

    III.f.1 Programa Fundación Standard Bank – Fundación Exportar

     

    A partir 1998 la Fundación Standard Bank y la Fundación Exportar llevan a cabo este programa con el  propósito facilitar  internacionalización de las PYMEs que pretenden exportar.

     

    A partir de esta experiencia se confirma que las operaciones conjuntas coordinadas de las empresas pertenecientes a un mismo sector, aumentan las posibilidades de incrementar susexportaciones.


                La Fundación Standard Bank aporta al programa los siguientes apoyos:

    • Financia el honorario del coordinador que se ocupa, en cada grupo, de orientar sus trabajos asumiendo el 100% durante los primeros seis meses, el 75% al siguiente semestre, el 50% al siguiente y el 25% al siguiente, en tanto que sucesivamente es el propio grupo de empresas el que toma a su cargo los pagos.
    • Prepara informes acerca de la evolución de los diferentes grupos.
    • Colabora en la selección de los nuevos grupos que se incorporan al Programa.
    • Facilita el acceso de las PyMEs a organismos tales como SEPYME, INTI, FONTAR, Consejo Federal de Inversiones, FOMIN, etc

     

    La  Fundación Exportar por su parte:

    • Cofinancia los honorarios de los coordinadores
    • Financia parcialmente el costo de los stands en ferias y exposiciones en el exterior y la permanencia de los coordinadores del interior en Buenos Aires
    • Sirve de nexo entre los servicios diplomáticos extranjeros
    • Presta asistencia al costo de edición de folletería destinada a la promoción del consorcio en el exterior.

     

    Ambas fundaciones publican en sus páginas web los criterios para la formación de grupos, instructivos para la constitución de los mismos, Ley de Consorcios de Cooperación  y un listado de los grupos constituidos por provincias. Además indican direcciones de contacto.

     

    III.f.2 Sepyme (Secretaría Pyme y Desarrollo Regional)

     

    Según Roura, H., la Sepyme “asiste y potencia las iniciativas que permiten dar un salto cualitativo en la forma de producir, tonto para el mercado interno como para el abanico de opciones y exportación”. Este programa asistió a 80 grupos asociativos de diversos puntos del país que integran a unas 700 empresas y dan empleo a 7.300 trabajadores. Grupos de los cuales 17 exportan a 14 países desde alta tecnología en maquinaria agrícola y software hasta diseño, alimentos y delicatesen.

     

    El programa de Sistemas Productivos Locales de la Sepyme, brinda asistencia técnica y financiera para la formulación de un proyecto de trabajo asociativo entre empresas del mismo sector o cadena de valor buscando concretar objetivos difíciles para las empresas consideradas individualmente,  ya se conformar volúmenes importantes destinados a la exportación o el acceso a nuevas tecnologías, además de aumentar la escala y la competitividad.

     

    La Sepyme financia los honorarios de un coordinador que formule el plan  de trabajo y adquisiciones necesarias para llevar a cabo. Una segunda etapa contempla aportes n o reembolsables, de hasta $ 300.000. Por último el programa ofrece una tercera instancia de expansión que brinda aportes de hasta $600.000 para financiar inversiones”[7]

     

    III.f.3 Proargentina

     

    Según la página web de esta organización el programa consiste en brindar apoyo a la conformación, consolidación y desarrollo de grupos de empresas PyMEs constituidas formal o informalmente como consorcios con la finalidad de iniciarse en la actividad exportadora, recuperar posiciones comerciales en los mercados externos, aumentar su poder de negociación, disminuir riesgos y costos vinculados al comercio internacional e incrementar y/o diversificar sus colocaciones en otros países.

     

    En tal motivo realiza convocatorias en forma periódica  con el objeto de cofinanciar la contratación de un coordinador del grupo durante un período inicial de seis meses, que puede extenderse a dos años con el cumplimiento del Plan de Negocios, realizándose un monitorieo permanente de sus actividades. Este coordinador está a cargo de organizar las actividades relativas a la elaboración e implementación del Plan de Actividades.

     

    Además se provee de información sobre comercio exterior según sean las necesidades e intereses  de las empresas constituyentes de los grupos y apoyo para el acceso a otros programas  de la Sepyme o otros organismos públicos.

     

    III.f.4  ConExport Argentina

     

    La Asociación  de Coordinadores de Grupos y Consorcios de Exportación de la República Argentina creada el 10 de diciembre de 2002 fue creada con el fin de fomentar el desarrollo de la asociatividad (grupos y consorcios de exportación, cadenas productivas regionales, redes empresariales) entre PyMEs como forma óptina para las mismas de incursionar en los mercados internacionales; auspiciar y contribuir a la formación y perfeccionamiento de profesionales especializados en esta disciplina y ofrecer capacitación, asesoramiento y apoyo a provincias, municipios, universidades, asociaciones y fundaciones, en la creación de grupos y consorcios de exportación. Además se propone desarrollar las vinculaciones con asociaciones similares del país y el extranjero, favoreciendo el intercambio de experiencias: promover las relaciones con las pequeñas y medianas empresas del Mercosur y la Unión Europea; promover la legislación necesaria para el desarrollo de los Consorcios de Exportación, implementar un registro unificado de Grupos de Exportación en actividad e impulsar la conformación de una Federación de Consorcios.

     

    CUADRO 7: “Organismos de apoyo públicos y privados y tipo de apoyo ofrecido”

    Gestión

    Organismo

    Apoyo ofrecido

    Pública

    BICE

    Otorga créditos   y gestión

    C.F.I.

    Otorga créditos   para la instalación de palntas industriales

    FONTAR

    Cuenta con   líneas de créditos para inversiones destinadas a innovación de bienes y   servicios a tasas reducidas. También otorga subsidios

    SEPYME

    Subsidia la tasa   de interés para créditos que tomen empresas PyMEs

    UE

    El Export   Helpdesk es un servicio en línea que presta la Comisión Europea para facilitar   a los países en desarrollo el acceso a los mercados de la UE.

    Privada

    ACG

    Ofrece pólizas   de caución

    Biblos Travel

    Otorga rebajas   especiales para viajes aéreos internacionales

    Urbano Express

    Envío y   recepción de paquetes y correspondencia

    Cámara Argentina de Sociedades de Fondos   de Garantías

    Financiamiento

    Euler – Hermes

    Ofrece seguros   de créditos a la exportación

    ICCES

    Es una empresa   argentina “Administradora de reclamos”

    OperInter

    Movimiento   internacional de mercaderías

    INTERTEK

    Ofrece servicios   de inspecciones, análisis y certificaciones de productos y sistemas de   calidad, ambiente y seguridad

    NOSIS

    Laboratorio de   investigación y desarrollo

    MULTILOGÍSTICA S.A.

    Operaciones de   Logística Internacional

    DLM

    Ofrece servicios   de Aduana, Depósito y de Marketing

    Fuente: Fundación Standard Bank – Exportar

    Elaboración: Propia.

     

    III.g. Algunos puntos por resolver.

     

    Para Baldinelli, E. existen dos problemas que subsisten a pesar de lo que se avanzó desde 1998. Se necesitaría una ley que reglamente la constitución de los consorcios de exportación  que no exija la constitución como personas jurídicas. Este problema tiene dos aspectos bien diferenciados. El primero de ellos es el costo de la constitución como persona jurídica, el segundo es que la Dirección General de Aduanas no inscribe a los consorcios como exportadores ya que solo tienen naturaleza contractual y el Código Aduanero solo reconoce como tales a personas físicas o jurídicas.

     

    Otro tema es el recupero del IVA. Si bien el IVA se reintegra sobre las exportaciones, ya que los procedimientos empleados por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) es altamente complicado y lento. Esto se debe a que esta repartición verifica que el impuesto haya sido ingresado no solo por el grupo exportador sino por toda la cadena de firmas que hayan suministrados insumos necesarios para la importación.

     

     

     

     

    III.h A modo de síntesis del capítulo

     

    • Si bien existen diferentes instituciones con programas que brindan apoyo a la constitución de los consorcios de exportados, tanto en el ámbito público como privado, el programa que más avances a logrado es el de la Fundación Standard Bank – Fundación Exportar.
    • La adhesión al programa de estas fundaciones no implica una relación contractual con ninguna de ellas, lo que favorece la evolución a una operación  cada vez más independiente del programa mediante un compromiso cada vez mayor de los integrantes de los grupos en las acciones que realizan.
    • La constitución de un consorcio no implica la pérdida de la individualidad, de su estructura empresarial ni el poder de comercialización de cada empresa integrante.
    • Los grupos constituidos pertenecen en su mayoría al mismo sector o sectores complementarios.
    • Deben estar integrados por al menos 5 empresas y no más de 15.
    • Se pide que alguna de las empresas que constituyen el grupo tenga experiencia exportadora.
    • Todas las empresas que forman el grupo deben pertenecer al mismo canal de distribución
    • Todos los productos exportados deben tener valor agregado
    • El coordinador surge del consenso de las empresas integrantes del grupo
    • Se deber realizar reuniones periódicamente, por lo que se incentiva el uso de nuevas tecnologías de la información y comunicación.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    1. IV.                  “EL CONSORCIO DE EXPORTACIÓN BRASILEÑO”

     

    IV.a. Antecedentes:

     

    Las primeras experiencias de conformación de consorcios de exportación en Brasil datan de 1971 cuando se estableció en el Estado de Paraná un consorcio formado por cinco exportadores de madera. A partir del éxito de este consorcio el gobierno federal  decretó, al año siguiente, la obligatoriedad de participar para todos los exportadores de madera de imbuía en el consorcio. En 1972 un proyecto del Centro de Comercio Internacional reúne en el Estado de San Pablo a empresarios del sector de autopartes con el objeto de constituir un consorcio. Si bien este proyecto no prosperó ya que de los 1700 fabricantes de autopartes existentes entonces sólo se mostraron interesados en el proyecto 22 y el sólo interés no bastó para vencer los obstáculos técnicos y comportamentales (Corrêa Porto, 2004).  Según Schmidt (1982) la industria del mueble también participó de los primeros intentos de constitución de consorcios de exportación pero las disputas internas, conflictos  y desconfianza mutua fueron factores que obstaculizaron la formación y permanencia de estos grupos. Sólo dos empresas comenzaron un plan piloto obteniendo resultados positivos.

     

    GRAFICO 4: “Situación con  respecto a la constitución de consorcios de exportación de la industria del mueble en 1974”

     

    Fuente: Schmidt (1982)

    Elaboración: Propia

    En la década del ochenta Brasil ya contaba con varios consorcios de exportación distribuidos en distintos Estados. Estos consorcios pertenecían a las más variadas ramas de la producción: metalurgia, construcción, mármol y granito, curtiembre, calzados, etc. Se crea el Programa Nacional de Apoio à Pequena e Media Empresa Exportadora PROMAEX en el marco del entonces Centro Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas Empresas  (CEBRAE) hoy llamado Serviço de Apoio às Micro e Pequenas Empresas (SEBRAE)[8] que comenzó a construir un modelo de exportación que se adaptara a las realidades de las pequeñas empresas. Estas acciones consistían principalmente en el dictado de cursos y seminarios con el objeto de sensibilizar a los pequeños empresarios sobre las ventajas del asociativismo y brindar información sobre la importancia de la participación de este tipo de empresas en el esfuerzo exportador. (Tomelin, 2000).

     

    En la década del noventa se produjo una intensificación en la formación de los consorcios  entre empresas que compartían objetivos comunes en el mercado externo. Según Guimaraẽs, 2002 (citado por Freire de Oliviera, M. y Pinheiro Martinelli, D, 2003) estos consorcios se formaron con la idea de fortalecer factores como: expansión de los mercados internos, poder de negociación, imagen de los productos, representación internacional, distribución de los productos en los países destinos.

     

    Se realizaron acciones de apoyo en áreas tales como mercadotecnia y tecnología entre las empresas que mostraban dificultades para responder al incremento de la demanda conseguida, en especial en pequeñas empresas.

     

    En 1997 se establece la Agência de Promoção de Exportações (APEX)  en la actualidad APEX Brasil, hecho a partir de cual se produce una intensificación en la conformación de los consorcios de exportación. Lo consorcios que se forman a partir de entonces lo hacen bajo las directivas de la resolución N° 1 del 18 de mayo de 1999 junto con un conjunto de normas operativas posteriores

     

    En 2003 APEX Brasil coordinaba 49 proyectos de formación de consorcios en diferentes regiones del país y pertenecientes a distintos sectores industriales. Se buscó eliminar las distorsiones que permitían a las empresas dentro de los programas exportar sólo cuando el mercado local presentara condiciones desfavorables. Una de las premisas básicas de esta agencia estatal sería que la conquista de los mercados externos era más fácil que la reconquista. (APEX, 2003)

     

    GRAFICO 4: “Sectores Industriales a los que pertenecen los consorcios constituidos en 2003”

     

    Fuente: APEX Brasil, 2003

    Elaboración: Propia

     

    El concepto otros del grafico precedente está integrado por rocas ornamentales, juguetes, servicios de consultoría en ingeniería, moldes y matricería, productos médicos odontológicos, productos y servicios aeronáuticos, fuegos artificiales, entre otros.

     

    Los consorcios de Brasil se encontraban distribuidos geográficamente de manera dispersa tanto los constituidos de forma aislada o los formados dentro de clústers[9]  como es el caso del consorcio de plásticos dentro del clúster de industria plástica de Joinville en el Estado de Santa Catalina o el consorcio de confecciones dentro del clúster de Nova Friburgo en el Estado de Rio de Janeiro.

     

     

    GRAFICO 5: “Distribución de los consorcios de exportación por Estados en 2003”

     

    Fuente: APEX Brasil 2003

    Elaboración: Propia

     

    De acuerdo con datos obtenido de la página web de Apex Brasil sobre los proyectos realizados hasta marzo de 2004 citados por Corrêa Porto (2004) sólo el 13,8 % de los mismos involucran la figura de consorcio de exportación repartidos en un proyecto en 2000, cuatro en 2001, seis en 2002 y tres en 2003 resultando un total de 14 proyectos hasta agosto de 2004.

     

    IV.b. Marco legal de los consorcios brasileños:

     

    Las primeras referencias del marco jurídico que rige la conformación de consorcios de exportación en Brasil, no es muy alentadora. Un Decreto-Ley de 1938 (Decreto-Lei N° 869/1938) del gobierno de Getulio Vargas, definía como delictiva la participación de empresas en consorcios para el incremento de sus ganancias (Penteado, 1979). Dentro de concepción política del Estado Novo esta ley define en el Art. 2 inc 3, como crímenes contra la economía popular las acciones de “[…] promover ou participar de consorcio, convenio, ajuste, aliança ou fusão de capitais, como o fim de impedir ou dificultar, para o efeito de aumento arbitrário de lucros, a concorrência em materia de produção, transporte ou comercio.” (Ley 869/1938).

     

    Esta situación no se modificó hasta mediados de la década del sesenta cuando la Ley N° 5025/1966 en el Art. 20 inc f atribuye al Conselho Nacional de Comércio Exterior (CONCEX), por ella creado, “[…] O Conselho Nacional do Comércio Exterior baixará os atos necessários à máxima simplificação e redução de exigencias de papéis e trâmites no processamento das operações de exportação e deberá, também, de imediato, promover, definir e regular […] f) o exercicio das atividades das organizações comerciais dedicadas à exportação, sob a forma de sociedades, associações, consorcios, comissárias, ou qualquer outra, inclusive órgãos de Comercio,”

     

    Se creó la Carteira de Comércio Exterior do Banco do Brasil S.A. (CACEX), como órgano ejecutor de las normas y directivas del CONCEX, órgano que incluyó a los consorcios de exportación como acuerdos de empresas aptas para recibir apoyo gubernamental para el desarrollo de sus actividades aunque sin definir sus características y forma.

     

    La Ley N° 8934/1994  considera la constitución de un consorcio como un acto pasible de registro público[10].

     

    En la actualidad la normativa aplicable a la constitución de los consorcios de exportación se encuentra reflejada en sólo dos artículos de la Ley 6404/1976 (Lei das Sociedades Anônimas), que se transcriben a continuación

     

    CAPÍTULO XXII

                                                                           CONSÓRCIO

    Art. 278 – As companhias e quaisquer outras sociedades, sob o mesmo controle ou não, podem constituir consórcio para executar determinado empreendimento, observado o disposto neste capítulo.


    § 1º - O consórcio não tem personalidade jurídica e as consorciadas somente se obrigam nas condições previstas no respectivo contrato, respondendo cada uma por suas obrigações, sem presunção de solidariedade.


    § 2º - A Comercio de uma consorciada não se estende às demais, subsistindo o comercio com as outras contratantes; os créditos que porventura tiver a falida serão apurados e pagos na forma prevista no contrato de consórcio.


    Art. 279 – O consórcio será constituído mediante contrato aprovado pelo órgão da sociedade competente para autorizar a alienação de bens do ativo permanente, do qual constarão:
    I – a designação do consórcio, se houver;

    II – o empreendimento que constitua o objeto do consórcio;

    III – a duração, endereço e foro;

    IV – a definição das obrigações e responsabilidade de cada sociedade consorciada, e das prestações específicas;

    V – normas sobre recebimento de receitas e partilha de resultados;

    VI – normas sobre administração do consórcio, contabilização, representação das sociedades consorciadas e taxa de administração, se houver;

    VII – forma de deliberação sobre comercio de interesse comum, com o número de votos que cabe a cada consorciado;

    VIII – contribuição de cada consorciado para as despesas comuns, se houver.
    Parágrafo único – O contrato de consórcio e suas alterações serão arquivados no registro do comercio do lugar da sua sede, devendo a certidão do arquivamento ser publicada
    .

     

    IV.c. Características de los consorcios constituidos según la Ley 6404:

     

    • La conformación del consorcio es mediante un contrato, en dónde figura explícitamente, la limitación de las responsabilidades de las partes, los objetivos y la duración del mismo;
    • No poseen personalidad ni sustentación jurídica propia, lo que hace que sean constituidos como organizaciones sin fines de lucro
    • No traslada la responsabilidad de los consorcistas.

     

    IV.d. Organismos de apoyo:

     

                IV.d.1. MDIC -  Ministério do Desenvolvimento, Indústria e Comércio Exterior:

     

    El Ministerio do Desenvolvimento, Indústria e Comércio Exterior fue instituido por la Medida Provisória N° 1911-8 del 29 de julio de 1999. Tiene como competencia el desarrollo de la industria, el comercio y los servicios, las políticas de comercio exterior, la regulación y ejecución de programas y actividades relativas al comercio exterior, formulación de la política de apoyo a la microempresa  y pequeñas empresas entre otros. Su misión principal es “Constituir un Brasil competitivo, justo y rico en oportunidades, en conjunto con los sectores productivos, a través de acciones que resulten en una mejoría de la calidad de vida de la población”[11]

     

    Este ministerio desarrolla proyectos con el objeto de estimular una mayor y mejor participación del empresariado brasileño, en especial el mediano y pequeños empresario, en el comercio exterior. Facilita y promueve el encuentro del sector privado en reuniones desarrolladas en las diversas regiones el país, en especial en zonas con potencial exportador.

     

    En estas reuniones tienen por objetivo aclarar dudas, ampliar conocimientos y actualizar información sobre los negocios internacionales y los procesos de internacionalización.

     

    IV.d.2. CAMEX – Câmara de Comércio Exterior:

     

    La Câmara de Comércio Exterior – CAMEX es un órgano integrante del Consejo de Gobierno, teniendo por objetivo la formulación, adopción, implementación y la coordinación de las políticas y actividades relativas al comercio exterior de bienes y servicios, incluido el turismo.

    Algunas de las competencias definidas por el Decreto N° 4732/03 son las de definir las directrices y procedimientos relativos a la implementación de la política de comercio exterior procurando la inserción competitiva del Brasil en la economía internacional; coordinar y orientar las acciones de los órganos de gobiernos que posee competencia en algún área del comercio exterior, etc.

     

    IV.d.3.  SEBRAE – Serviço Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas Empresas:

     

    El SEBRAE es una entidad privada sin fines de lucro establecida en 1972 con la misión de promover la competitividad y el desarrollo sustentable de los emprendimientos de pequeñas y micro empresas. Actúa también como un foco de fortalecimiento de la actividad emprendedora y la aceleración del proceso de formalización de la economía por medio de asociaciones con el sector privado y público. Estas asociaciones promueven los programas de capacitación, estímulo al asociativismo, desarrollo territorial y el acceso a los mercados.

     

    IV.d.4. APEX-BRASIL Agência Brasileira de Promoção de Exportações e Investimentos:

     

    Esta agencia trabaja de manera conjunta con la Cámara de Comercio Exterior en coordinación con los Ministerios de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio. El apoyo que ofrece a las pequeñas empresas se manifiesta en la forma de promoción comercial, apoyo monetario para la participación en ferias en el exterior, asistencia económica en viaticos,etc.

     

    Con base en el planeamiento estratégico de la promoción comercial realizada de manera conjunta con socios del sector público y privado se trabaja con las siguientes directrices:

    • Identificar vocaciones productivas regionales
    • Fortalecer las entidades de base
    • Realizar estudios y tendencias de mercado
    • Firmar acuerdos de cooperación con redes internacionales
    • Realizar eventos teniendo a Brasil como tema
    • Incorporar nuevas empresas al mercado internacional
    • Promover encuentros de negocios con importadores
    • Ejecutar, coordinar eventos internacionales ( misiones comerciales, ferias)
    • Promover la imagen de Brasil

     

    Entre proyectos  y eventos Apex-Brasil trabaja aproximadamente con 1848 empresas exportadoras, representantes de 63 sectores de la economía brasileña (APEX, 2008).

     

    La siguiente figura muestra en forma esquemática un consorcio de exportación y los organismos de apoyo que intervienen. Las empresas consorciadas pertenecen al mismo sector o sectores complementarios. Las entidades organizadoras como ser  Asociaciones comericales, Federaciones industriales, ayudan o auxilian en la organización del consorcio. El consorcio en sí puede no tener existencia en lugar físico pero si posee una estructura organizacional.  La Agencia APEX – BRASIL que apoya directamente al consorcio  a través de los proyectos aprobados por ella y financiando los mismos. Los clientes internacionales como ser importadores, distribuidores, mayoristas y minoristas.

     

    FIGURA 1: “Modelo esquemático de un consorcio de exportación en Brasil”

     

     

                                           Fuente: APEX (2004)

     

    IV.e. Algunos puntos por resolver:

     

    El punto más importante a resolver es el precario reconocimiento legal que tienen los consorcios brasileños. Según Martins (2002) la “Ley de Sociedades Anónimas no ofrece una base legal suficiente para regular el funcionamiento de un consorcio de exportación. En su esencia las actividades típicas de este tipo de consorcios, que son básicamente la investigación de mercados y divulgación de sus productos difícilmente configuran un “emprendimiento determinado” ni tampoco permiten que la duración sea pasible de conocimiento anticipado para que sea incluida en el acto constitutivo del consorcio[…]”

     

    IV.f. A modo de síntesis del capítulo:

     

                Maciel y Lima (2002) caracterizan al consorcio de exportación brasileño como:

    • Formados por un grupo de empresas, como mínimo tres, que desean desarrollar de manera conjunta su política de exportación,
    • Generalmente están constituidos por empresas industriales, con pocos casos de participación de una empresa comercial,
    • Los productos de las empresas que se reúnen en consorcios tienen el mismo canal de distribución. Esto significa que los intermediarios comerciales, sean distribuidores, representantes, agentes o simplemente revendedores son los mismos, de igual modo son los mismos los eventos de promoción tales como ferias, misiones comerciales y visitas en las que pudieren participar.
    • Adoptan un compromiso económico o comercial entre ellos, definiendo derecho y deberes de cada uno en relación con el consorcio o entre ellos;
    • Los productos que las empresas ofrecen para ser exportados deben ser complementarios entre sí, o del mismo tipo;
    • Existe una repartición del poder entre los participantes del consorcio, no teniendo ninguna empresa supremacía sobre las otras;
    • Normalmente son formados por micro, pequeñas o medias empresas
    • Son entidades sin fines de lucro, reguladas por la Ley de Sociedades Anónimas.
    • Poseen como estructura organizacional:

    1 Gerente General

    1 Asistente de exportación

    1 o 2 Secretarias

    1        o 2 Pasantes

    1. V.                     “LAS SIMILITUDES ENTRE LOS CONSORCIOS DE EXPORTACION EN ARGENTINA Y BRASIL”.

     

    V.a. Antedecentes:

     

    Las similitudes que se pueden hallar en las características compartidas por los consorcios en ambos países, en lo que respecta a la génesis de éstos son muy importantes para entender el desarrollo de los mismos.

     

    Tanto en la Argentina como en Brasil los primeros consorcios surgen en las décadas de 60 y del 70 inspirados en el modelo que se desarrollaba en Italia como respuesta a los problemas que enfrentaban los pequeños productores en el ámbito del comercio internacional.

     

    En ambos países estos primeros intentos se caracterizaban por  la desconfianza mutua entre los participantes, el temor a compartir información relevante para el proceso de comercialización internacional o de sus procesos productivos y el temor a la pérdida de  competencia en el mercado interno, hechos todos que resultaron en el fracaso de las experiencias asociativistas.

     

    Con el escenario favorable propuesto por la globalización mundial de la economía propulsora del libre comercio internacional, en la década del 80 y principios del 90 se retoma nuevamente el interés en la constitución de grupos exportadores organizados bajo la forma de consorcios, pero esta vez acompañado por un apoyo de organismos oficiales y privados manifestándose  principalmente en acciones de capacitación y concientización sobre los beneficios de este tipo de asociación. Un ejemplo de lo anterior es la creación de Centro Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (CEBRAE)  y  la Cámara Argentina de Cooperativas y Consorcios de Exportación (CACCERA).

     

    En la década del 90 se produce una consolidación de los organismos de apoyo. Se crea el programa de formación de consorcios de exportación de la mano de la Fundación Bank of Boston y la Fundación Exportar en Argentina. De igual modo en Brasil se establece la Agencia de Promoción a las Exportaciones (APEX-BRASIL).

     

    Como resultado de este proceso histórico, en la actualidad, los consorcios de exportación son un mecanismo para la internacionalización de las PyMEs de amplia difusión en estos dos países con un sistema de apoyo altamente desarrollado, lo que facilita la constitución e integración de los mismos.

     

    FIGURA 2 “Recorrido histórico de los organismos de apoyo de los Consorcios de Exportación en Argentina y Brasil”

                                                                                                                     

             Fuente: Propia

     

    V.b. Marco Jurídico:

     

    En lo referente a la normativa jurídica en la que se encuadrada la conformación de un consorcio de exportación, un elemento común en ambos países es la carencia de una ley específica para los consorcios de exportación resultando que se deban adecuar a otras formas jurídicas de constitución de agrupamientos. En Argentina se encuadran dentro la Ley N° 26.005 “de Consorcios Cooperativos”, mientras que en Brasil lo hacen dentro del capítulo XXII de la Ley 6.404 “das Sociedades Anônimas”.

     

    Una lectura detallada de ambas reglamentaciones nos permite determinar que en ninguno de los dos casos los consorcios a los que ellas se refieren son específicamente “de exportación”, sino que se hallan cubiertos por la generalización al definir las operaciones que realizará el consorcio.

     

    En el caso de la ley brasileña el Art. 278 faculta a las compañías a “[…] constituir un consorcio para ejecutar un determinado emprendimiento…”[12] mientras que por lado de la ley argentina en su Art. 1 permite constituir un contrato con el objeto de “[…] concretar operaciones relacionadas con la actividad económica de sus miembros, definidas  o no al momento de su constitución a fin de mejorar o acrecentar sus resultados.”

     

    El siguiente punto de concurrencia es que ambas leyes establecen claramente que los consorcios formados no son personas jurídicas, obligando solamente a sus miembros por medio de la constitución de un contrato.

     

    En el caso brasileño  el inciso 1 del Art. 278 de la ley antes mencionada dice que “[…] no tienen personería jurídica y los consorcistas solamente se obligan a las condiciones previstas en el respectivo contrato, respondiendo cada una por sus obligaciones sin presunción de solidaridad.”[13]. El Art 2 de la ley argentina establece que “[…] no son personas jurídicas, ni sociedades, ni sujetos de derecho. Tienen naturaleza contractual.”

     

    Ambos referentes jurídicos establecen que los consorcios se constituyen mediante contratos que deben ser inscriptos en los registros respectivos.

     

    El Art. 279 de la ley brasileña declara “Los consorcios estarán constituidos mediante un contrato aprobado por el órgano de la sociedad competente para autorizar la venta de bienes del activo permanente, en el cual constarán […]”[14]. En el caso argentino el Art. 5  de la ley en cuestión dice “El contrato constitutivo podrá otorgarse por instrumento público o privado, con firma certificada en este último caso, inscribiéndose conjuntamente con la designación de sus representantes, en los Registros indicados […]”

    Ambas leyes determinan qué elementos integrarán el contrato, hallándose las concordancias que se muestran en el siguiente cuadro.

    CUADRO 7 “Similitudes entre los elementos que integran un contrato de consorcio”

        

    Ley   6.404 Art. 279

        

    Ley   26.005 Art 7

    •   La designación del consorcio de haber.

     

    •   La denominación, integrada con la leyenda   “Consorcio de Cooperación”
    •   El emprendimiento que constituya el objeto del   consorcio
    •   El objeto del contrato
    •   La duración, dirección y foro
    •   La constitución de un domicilio especial para   todos los efectos que pudieren derivarse del contrato, el que regirá tanto   respecto de las partes  como con   relación a terceros.
    •   El término de duración del contrato
    •   Una definición de las obligaciones y   responsabilidades de  cada sociedad   consorciada y de las prestaciones específicas.
    •   Las obligaciones y derechos convenidos entre   los integrantes.
    •   Normas sobre la recepción de ingreso y   repartición de resultados.
    •   La participación de cada contratante en la   inversión del proyecto consorcial si existiere y la proporción en que cada   uno participará de los resultados si se decidiere establecerla.
    •   Formas de deliberación sobre asuntos de   interés común, con un número de votos que corresponde a cada consorciado.
    •   Las formas y ámbitos de adopción de decisiones   para el cumplimiento del objeto.[…]

                       

    Fuente: Propia

     

    V.c . Organismos de apoyo:

    CUADRO 8: “ Organismos de apoyo para la constitución y funcionamiento de los Consorcios de Exportación en Argentina y Brasil en 2011”

        

        

    Ministério das Relações Exteriores (Ministerio de   Relaciones Exteriores)

    Ministerio de Relaciones Exteriores

    MDIC -  Ministério do   Desenvolvimento, Indústria e Comércio Exterior (Ministerio de Desarrollo,   Industria y Comercio Exterior)

    SEPYME – Secretaría PyME y Desarrollo Regional.

    CAMEX – Câmara de Comércio Exterior (Cámara de Comercio   Exterior)

    ComExport Argentina – Asociación de Coordinadores de Grupos   y Consorcios de  Exportación de la   República Argentina

    SEBRAE – Serviço Brasileiro de Apoio às Micro e Pequenas   Empresas (Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas)

    ProArgentina

    APEX-BRASIL Agência Brasileira de Promoção de Exportações e   Investimentos (Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones)

    Fundación Standard Bank – Fundación Exportar. Programa   “Instituto para el Desarrollo de los Consorcios de Exportación”

    Fuente: Propia

     

    El apoyo que reciben los grupos que desean constituirse como consorcios de exportación tanto en Argentina como en Brasil, proviene de organismos públicos y privados, destacándose una tendencia a un mayor apoyo público en Brasil comparado con Argentina donde predomina el apoyo mixto.

     

    En ambos casos la gestión es muy similar: Los Ministerios y agencias oficiales ofrecen información, orientación, capacitación, promoción de productos, apoyo económico para la asistencia a los eventos típicos del comercio internacional, soporte electrónico, entre otras actividades.

     

    Por su grado de similitud, se  analizan puntualmente dos agencias de apoyo, la brasileña APEX – BRASIL y el programa argentino de la Fundaciones Exportar y Standard Bank.

     

    La Agencia de Promoción de las Exportaciones (APEX-BRASIL) fue creada en 1997 por la presidencia de Fernando Henrique Cardoso con el propósito de introducir cambios significativos en las políticas volcadas a estimular el comercio de productos brasileños en el exterior (APEX, 2005).

     

    Hasta 2003 funcionó como una Gerencia Especial del Sebrae (Servicio Brasileño de Apoyo a Micro y Pequeñas Empresas) siendo reestructurada por el gobierno del Presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, pasando por una modernización gerencial, se implementaron sistemas de planeamiento, gestión estratégica y de inteligencia comercial aumentando significativamente el número de actividades y acciones de promoción en Brasil y en el exterior.

     

    Basado en el planeamiento estratégico de promoción comercial y acciones realizadas junto con los sectores públicos y privado, la Agencia sigue las siguientes directrices:

    1. Identificar vocaciones productivas regionales;
    2. Fortalecer las entidades de clase;
    3. Realizar estudios y prospecciones de mercado;
    4. Firmar acuerdos de cooperación con redes internacionales;
    5. Realizar grandes eventos, teniendo a Brasil como tema;
    6. Insertar nuevas empresas en el mercado internacional;
    7. Promover encuentros de negocioes con importadores;
    8. Ejecutar/coordinar eventos internacionales: misiones comerciales, ferias, encuentros de negocios;
    9. Promover la imagen de Brasil.

     

    Para obtener los beneficios de la promoción comercial, una empresa debe buscar sus entidades de clase y verificar si existen proyectos en ejecución junto a la Agencia o que ya estén encaminados para su análisis. De no existir la empresa puede sugerir a la entidad de base que se contacta que APEX-BRASIL.

     

    Esta Agencia está estructurada operacionalmente en tres grande áreas:

    1. Un Consejo Deliberante ( Conselho Deliberativo)
    2. Un Consejo Fiscal (Conselho Fiscal)
    3. Directorio Ejecutivo (Directoria Executiva) compuesto por:
    • Presidencia
    • Directorio de Administración y Finanzas (Directoria de Administração e Finanças)
    • Directorio Técnico (Directoria Técnica)

     

    Para lograr sus objetivos de apoyo a las empresas con voluntad exportadora la Agencia desarrolla trabajo de forma integrada entre cinco unidades: Unidad de Proyectos, Unidad de Eventos Internacionales, Unidad de Centros de Distribución, Unidad de Inversiones, Unidad de Inteligencia Comercial.

     

    Atento a la temática del presente trabajo solo se desarrolla la Unidad de Proyectos.

     

    El objetivo principal de esta Unidad de gestión es la de analizar, acompañar y controlar proyectos de promoción de importaciones. Esto lo realiza mediante el estímulo y facilitación para la inserción de las empresas de pequeña y mediana capacidad en el mercado internacional aumentando en forma sustentable la base exportadora. Promueve además la mayor inserción del sector empresarial en el proceso exportador, garantizando la generación de empleo y renta. Estos dos últimos son elementos esenciales en el análisis de los proyectos que serán apoyados por la Agencia.

     

    Los proyectos deben ser elaborados por entidades sin fines de lucro que representen a sectores de la actividad económica, exportadores de bienes y servicios, o por grupos de micro y pequeñas empresas.

     

    La mayoría de los proyectos apoyados por la Agencia son llamados Proyectos Sectoriales Integrados (PSI), que benefician a empresas de determinado sector y tiene alcance nacional. En el caso de pequeños agrupamientos de micro y pequeñas empresas, se puede estructurar un Proyecto de Exportación Consorciada (PEC), beneficiando a un consorcio o cooperativa de productores. También existen los proyectos aislados (PI) que contemplan una acción promocional específica (APEX-BRASIL, 2005)

     

    CUADRO 9: “Número eventos y empresas participates apoyadas por APEX-BRASIL”

    Año

    N°   de empresas apoyadas

    N°   de eventos participados

    2003

    8.196

    410

    2004

    13.500

    500

    2005

    15.000

    550

    Fuente: APEX-BRASIL

    Elaboración: Propia

     

     

    El Instituto para el Desarrollo de Consorcios de Exportación es un programa que llevan a cabo desde 1998 la Fundación Standard Bank y la Fundación Exportar con el propósito principal de asistir a PyMEs en el proceso de internacionalización. Mediante este programa grupos o consorcios de todo el país que reúnen a productores o fabricantes de productos complementarios, o la una misma línea, obtienen una presencia e inserción más dinámica en los mercados internacionales

     

    El siguiente cuadro muestra las actividades que realizan cada una de las fundaciones dentro del marco del Programa.

     

    CUADRO 10: “Actividades de la Fundación Standard Bank y Exportar dentro del Programa Instituto para el Desarrollo de Consorcios de Exportación”

    Fundación   Standard Bank

    Fundación   Exportar

    •   Financia el honorario del coordinador que se   ocupa, en cada grupo, de orientar sus trabajos asumiendo el 100% durante los   primeros seis meses, el 75% al siguiente semestre, el 50% al siguiente y el   25% al siguiente, en tanto que sucesivamente es el propio grupo de empresas   el que toma a su cargo los pagos.
    •   Prepara informes acerca de la evolución de los   diferentes grupos
    •   Sus funciones asisten a todas las reuniones   que realizan los grupos del Gran Buenos Aires y una vez por año a los de   aquellos del interior del país
    •   Colabora en la selección de los nuevos grupos   que se incorporan al Programa
    •   Otorga apoyo a fin de que los Grupos y las   empresas que lo integran puedan acceder a los servicios que ofrecen   organismos de apoyo.
    •   Atiende la marcha de los grupos
      • Se   hace cargo parcialmente del costo de los stands en ferias y exposiciones en   el exterior así como de la misma proporción del decorado, siempre que estas   figuren en el calendario oficial.
      • Subsidia   la visita al país de compradores del exterior
      •   Sirve de nexo con las Embajadas, Consulados y   Oficinas Comerciales del país en el extranjero para canalizar los pedidos de   apoyo e  información que los grupos   hacen
      •   Financia el costo de la presencia de los   coordinadores de grupos del interior del país a las reuniones mensuales  que todos ellos realizan en Buenos Aires
      •   En casos que se trate de empresas integrantes   de grupos del Programa, presta parcialmente asistencia al costo de la edición   de la folletería destinada a promover las ventas en el exterior.

     

    Fuente: Fundación Standard Bank – Fundación Exportar

    Elaboración: Propia

     

    V.d. A modo de síntesis del capítulo:

     

    • Tanto en Argentina como en Brasil los de Consorcios de Exportación son constituidos sobre la base del modelo italiano propuesto por la ONUDI,
    • En ambos países los primeros intentos fracasaron como consecuencia de la desconfianza planteada por los integrantes,
    • En ambos países se produjo un nuevo impulso como consecuencia de la globalización de la economía, en las décadas del 80 y 90,
    • En ambos países se constituyeron organizaciones con el objeto de asistir a la formación de grupos,
    • En ambos países no existe una marco legal exclusivo para Consorcios de Exportación, sino que se adaptan a otras formas de asociativismo,
    • El análisis del marco legal para consorcios de exportación tanto en Argentina como en Brasil, nos permite encontrar los siguientes puntos de congruencia:
      • Los consorcios no son personas jurídicas,
      • Tienen naturaleza contractual,
      • No trasladan responsabilidad ni obligaciones a sus miembros,
      • La formación de un consorcio no impide la exportación individual de cada miembro,
      • Las concordancias de los elementos que integran el contrato propuesto son a saber:
        • Denominación
        • Objeto del contrato
        • Duración,
        • Domicilio,
        • Obligaciones y derechos,
        • Normas contables,
        • Formas de administración y gestión.
        • Las organizaciones formadas para la asistencia se encuentran tanto en el ámbito público y privado,
          • En ambos países la ayuda que brindan estas organizaciones se basa principalmente en capacitación, asistencia para la constitución y proceso de internacionalización y apoyo financiero limitado, entre otras medidas de menor importancia,

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    1. VI.             “LAS DIFERENCIAS[15] ENTRE LOS CONSORCIOS DE EXPORTACION EN ARGENTINA Y BRASIL”.

     

    VI.a. Antecedentes:

     

    La formación de consorcios en Brasil tiene un antecedente negativo debido a que un Decreto Ley del año 1938 del gobierno de Getulio Vargas consideraba como crimen contra la economía popular promover o participar de consorcios con el fin de obtener un aumento del lucro. Esta situación recién se vio modificada en 1966 cuando mediante la Ley N° 5025 del gobierno de Castelo Branco crea el consejo Nacional del Comercio Exterior con el objeto de fomentar las exportaciones mediante sociedades, asociaciones, consorcios etc.

     

    De este modo existe en Brasil una cultura empresarial arraigada que no propicia la constitución de consorcios, siendo más común y de mayor preferencia las cooperativas de exportación (FECOMÉRCIO MINAS, 2007).

     

    En la legislación Argentina no existe tal referencia,  ni tampoco tal desarrollo de la cultura empresarial, si bien el perfil exportador de Argentina caracterizado por una amplia preponderancia de los productos de origen agrícola ganadero se asemeja al brasileño, existe una mayor voluntad asociativista caracterizada por la creación de asociaciones de productores, cooperativas agrícola-ganaderas, y federaciones de industrias entre otras formas de agrupamiento.

     

    VI.b. Marco Jurídico:

     

    La diferencia más importante entre los consorcios brasileños y argentinos en lo que refiere al marco jurídico a partir del cual se constituyen, radica en el hecho de que los consorcios argentinos se encuadran dentro de una ley de consorcios, que si bien esta ley no es específica a los consorcios de exportación, los contiene ampliamente. Mientras que en Brasil se rigen por la Ley de Sociedades Anónimas.

     

    Esta ley argentina específicamente declara que los “Consorcios de cooperación” no son sociedades,  situación que establece un hito clave para la determinación de las diferencias.

     

    El hecho de no ser una sociedad conlleva un menor costo de constitución, una menor rigidez operativa y la no pérdida de la individualidad de los consorcistas en manos de una nueva persona jurídica que es la sociedad. Además  esta ley le otorga seguridad jurídica a los integrantes ya que el consorcio se constituye de acuerdo al tipo de contrato normado, resultando en la eliminación de toda vinculación con las limitaciones que establece el artículo 30 de la Ley de Sociedades.

     

    Si bien en Brasil hay proyectos de leyes específicas para consorcios, los formados se constituyen bajo la forma de sociedad sin fines de lucro, con pautas propias enumeradas en un Estatuto y un Reglamento Interno según el informe sobre Comercio Exterior del Banco de Brasil del año 2001.

     

    Se reconoce en Brasil la necesidad de un ordenamiento jurídico que atienda a las características de los destinatario y a la propia cultura nacional en la forma de un marco jurídico claro, disciplinador y simplificado.

     

    VI.c. Organismos de apoyo:

     

    Como se demostró en el capítulo anterior, existe gran cantidad de puntos de contacto entre los organismos de apoyo para los consorcios lo que hace que la búsqueda de diferencias solo se limite al número de los organismos que se dedican a tal fin en ambos países, siendo mayor el número de organismos tanto públicos como privados en Argentina como se indicó en el capítulo tercero.

     

    Sin embargo podemos citar como un elemento de la diferencia, el apoyo que reciben los consorcios de exportación de los Estados Provinciales en Argentina, situación que no se puede verificar en el caso Brasileño.

     

    Este apoyo, varía de manera amplia, si se considera que mientras existen provincias como Santa Fe en donde se ha progresado hasta tener su propio marco jurídico (Ley Provincial N° 12.228), en otras no existe ningún apoyo oficial directo ni programa de desarrollo llevado a cabo por agencias de promoción de las exportaciones regionales o provinciales.

     

    VI.d. Comparación de las etapas de formación de los consorcios en Argentina y Brasil

     

    CUADRO 10: “Etapas en al formación de Consorcios de Exportación en Argentina”

    ETAPA

    DESCRIPCIÓN

    MOTIVACIÓN

    Motivo para la acción

    •   Reducción de costo de producción,
    •   Aumentar la oferta exportable que permita   ganar mercados internacionales,
    •   Desconocimiento o incertidumbre de la   operatoria del Comercio Internacional,
    •   Reducción de costos de comercialización.

    VERIFICACIÓN   DE LA CAPACIDAD DE INTERNACIONALIZACIÓN

    Análisis interno de las empresas postulantes

    •   Análisis del área de Gerenciamiento
    •   Análisis del área de producción
    •   Análisis del área de comercialización
    •   Análisis del área financiera
    •   Análisis del área de recursos humanos

    SELECCIÓN   DE LAS EMPRESAS INTEGRANTES

    •   Tamaño de los integrantes
    •   Experiencia exportadora
    •   Predisposición a agruparse
    •   Compatibilidad de los productos
    •   Recursos financieros
    •   Oferta exportable

    ELABORACIÓN   DE UN REGLAMENTO INTERNO

    Se autodetermina:

    •   Obligaciones y derechos convenidos entre las   partes,
    •   Aporte de los integrantes al fondo común   operativo,
    •   Cada integrante participa en la implementación   de los objetivos,
    •   Responsabilidades inherentes a cada   integrante,
    •   Forma de adopción de decisiones,
    •   Designación de mandatario.

    DETERMINACIÓN   DE LAS FUNCIONES DE LOS DISTINTOS ÓRGANOS Y ÁREAS

    Del Directorio:

    •   Definir la Misión y la Visión
    •   Admitir nuevos integrantes,
    •   Delinear objetivos a alcanzar,
    •   Mantener la cohesión del grupo,
    •   Conformar fondo común operativo,
    •   Seleccionar, elegir y sustituir al Gerente o   Coordinador,
    •   Diseñar las Relaciones Institucionales,
    •   Controlar y evaluar la gestión del órgano   ejecutivo.

    Del órgano ejecutivo:

    •   Relevamiento de la información comercial del   país y del exterior,
    •   Evaluar y organizar la participación en   Ferias, Exposiciones y Rondas de Negocios,
    •   Evaluación y seguimiento de la cartera de   clientes,
    •   Selección y contratación de Agentes   comerciales, Distribuidores, etc.,
    •   Preparación de Contratos,
    •   Elaboración del Presupuesto,
    •   Elaboración del Sistema de Gestión de Control.

    Fuente: Lic. Luis Elaskar

    Elaboración: Propia.

     

     

    CUADRO 11: “Etapas en al formación de Consorcios de Exportación en Brasil”

    FASE

    DESCRPCIÓN

    PRIMERA   FASE: APOYO A LA CREACIÓN

    1. Identificación   de las empresas con potencial exportador o ya exportadoras

    2. Elaboración   de una guía de presentación del proyecto para ser discutido o entregado entre   las empresas objetivo

    3. Sensibilización,   reglamentación y motivación de las empresas interesadas, con reuniones,   conferencias, talleres, y otras técnicas de trabajo en grupo.

    4. Selección   de las empresas que serán visitadas y analizadas,

    5. Preparación   del diagnóstico de las empresas (Check up),

    6. Realización   de visitas y diagnósticos individuales de las empresas interesadas,

    7. Selección   final de las empresas que tengan efectivo potencial exportador, teniendo en   cuenta el tamaño y la experiencia de cada empresa de forma de evitar   desequilibrios insuperables,

    8. Análisis   y elección de la forma de consorcio más adecuada al grupo de empresas   seleccionadas e interesadas,

    9. Definición   de la estructura y forma de organización del consorcio a ser constituido,

    10. Selección y   priorización de los mercados para los cuales serán destinadas las acciones de   prospección y promoción.

    SEGUNDA   FASE

    CONSTITUCIÓN   DEL CONSORCIO

    1.   Definición y aplicación del estatuto del consorcio,   considerando los puntos relacionados al modelo anexo, adaptado o a las   manifestaciones y necesidades de las empresas adherentes.
    2.   Definición y aprobación del reglamento interno,   originado en las discusiones sobre su aplicabilidad, adecuación a las normas,   responsabilidades y obligaciones acordadas entre las empresas participantes,
    3.   Determinación del perfil del gerente operacional del   consorcio,
    4.   Análisis de las necesidades financieras y  evaluación de los costos y riesgos,
    5.   Constitución jurídica del consorcio,
    6.   Instalación del consorcio.

    TERCERA   FASE MANTENIMIENTO DEL CONSORCIO

    1.   Costeo de las actividades de gestión, locación y   manutención de oficinas, contratación del gerente, etc,
    2.   Profundización de los estudios de mercado para   subsidiar el consorcio en la definición de estrategias de promoción comercial   y de abordaje de los mercados,
    3.   Acciones de promoción directa de la exportación:   Profundización de los estudios de mercado, producción y adquisición de   material publicitario, determinación de los métodos de marketing, elección de   los canales de distribución, ferias, rondas de negocios, etc.
    4.   Direccionamiento de las acciones con vista a la   mejoría de la oferta exportable.

    Fuente: Franca, 2003 – APEX  BRASIL

    Elaboración: Propia

     

    VI.e. A modo de síntesis del capítulo:

     

    • En sus principios los consorcios de exportación brasileños eran considerados delito contra la economía popular, situación que se mantuvo hasta la década del 60,
    • Los consorcios de exportación brasileños son sociedades sin fines de lucro,
    • Los consorcios de exportación argentinos tienen naturaleza contractual y no son sociedades,
    • No existe una ley específica de consorcios en Brasil, sino que se regulan por la Ley de Sociedades Anónimas,
    • Si bien existe una ley en Argentina para consorcios, los de exportación entran por la generalidad de los objetos de los mismos,
    • Existe mayor número de organismos de apoyo en Argentina tanto del sector privado como público, mientras que en Brasil se encuentra concentrados de dos agencias públicas.
    • Los Estados en Brasil no tienen participación activa en el apoyo hacia la conformación de los consorcios de exportación. Situación que no se repite en Argentina ya que en algunas provincias se ha avanzado de manera considerable.
    • En lo que respecta a las fases de creación de un consorcio existen algunas diferencias que si bien no parten de lo conceptual de un consorcio tienen que ver con el modus opernadi de cada agencia de apoyo.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    1. VII.     CONCLUSIONES:

     

    Este trabajo se propuso conocer las similitudes y diferencias que presentan los consorcios de exportación constituidos por PyMEs de Argentina y Brasil.

     

    A lo largo del desarrollo del mismo se pudo determinar, con el recorte propuesto de  ciertas variables, la existencia de tales elementos, siendo mayor el número de las similitudes encontradas que el de diferencias.

     

    El primer objetivo de este trabajo se cumple con del desarrollo de los capítulos III y IV. En los cuales se caracterizan los consorcios de exportación constituidos en Argentina y Brasil.

    Los consorcios argentinos se caracterizan en su gran mayoría por pertenecer a un mismo sector económico o a sectores económicos complementarios.

     

    El número de empresas constituyente no debe ser inferior a cinco ni superior a quince, además se pide que alguna de ellas tenga experiencia exportadora. Otra característica es que ninguna de ellas pierde su individualidad, su estructura empresarial ni el poder ni el poder de comercialización.

     

    Los productos exportados por ellas deben tener valor agregado, además de pertenecer al mismo canal de distribución.

     

    Los consorcios brasileños se caracterizan por estar constituidos por al menos tres empresas industriales mayoritariamente. Éstas son micro, pequeñas o medianas empresas.

     

    Todos los productos exportados deben ser complementarios entre sí, o del mismo tipo y poseer el mismo canal de distribución.

     

    El segundo objetivo relativo a los antecedentes se cumple en el desarrollo de los puntos III.a y IV.a donde se establece que tanto en Argentina como en Brasil los consorcios de exportación son constituidos sobre el modelo italiano propuesto por la ONUDI. Hubo experiencias tempranas, las que fracasaron por motivos comunes en ambos países como ser la desconfianza entre los integrantes y falta de voluntad asociativista, entre otros. Se estableció además que en las décadas  del 80 y 90 se produjo un nuevo impulso favorecido por la globalización de la economía, hecho que se refleja en el aumento del número de consorcios formados.

     

    Por otra parte, el objetivo general referido al conocimiento de las similitudes y diferencias se cumple, para este ítem de análisis, en los puntos V.a. y VI.a respectivamente.

     

    El cumplimento del tercer objetivo relacionado con la identificación del  “marco jurídico” se logra con el estudio de los puntos III.b y IV.b. para los consorcios argentinos y brasileños respectivamente. En él fue  donde se encontraron mayores diferencias. En primer lugar los consorcios brasileños son sociedades sin fines de lucro, mientras que los argentinos son de naturaleza contractual y no son sociedades. Por otra parte no existe en Brasil una ley específica que regule la formación y el funcionamiento de los consorcios, sino que se hace a través de la Ley de Sociedades Anónimas, mientras que en Argentina lo hacen por medio de la Ley de Consorcios de Cooperación, ley que incluye a los consorcios de exportación por las generales del objeto.

     

    Aunque tanto en Brasil como en Argentina se considera necesario un marco jurídico regulatorio, y en algunos casos ya hay avances significativos, todos los consorcios que se forman surgen como un grupo informal, reglado por organismos de apoyo como el caso de las Fundaciones Standard Bank – ExportAr de Argentina y APEX-BRASIL, y solo luego de un período de crecimiento y afianzamiento de los mismos se constituyen como consorcios dentro de un marco legal, de acuerdo con la legislación antes citada.

     

    Dentro de las similitudes se destacan que en ambos países los consorcios constituidos no son personas jurídicas y tienen naturaleza contractual. Además no trasladan responsabilidad ni obligaciones a sus miembros, permitiendo la exportación individual de cada uno de ellos.

     

    En los contratos de constitución existen elementos en común como ser: denominación, objeto del contrato, duración, domicilio, obligaciones y derechos, normas contables, etc.

    El cuarto objetivo relacionado con el apoyo y los organismos que lo brindan se cumple al trabajar los puntos III.e, III.f. y IV.d..

     

    El impulso tomado a partir de las décadas del 80 y 90 se vio acompañado por la constitución de organizaciones, que tienen por principal objetivo la guía en la conformación y constitución de grupos exportadores, así como la capacitación en temas inherentes a la puesta en marcha de un consorcio exportador, temas relacionados con la operatoria del comercio exterior y negocios internacionales. Además estas agencias apoyan financieramente la participación y asistencia en ferias y eventos de promoción de las exportaciones en los respectivos países como en el exterior.

     

    Algunas provincias argentinas han desarrollado acciones propias para el desarrollo de consorcios de exportación, tales como: incentivo a la constitución, apoyo financiero y hasta en algunos casos un marco legal regulatorio para la constitución y funcionamiento de las mismas, como es el caso de la provincia de Santa Fe. En Brasil el apoyo que brindan los Estados se canaliza a través de las agencias SEBRAE y APEX-BRASIL, como es el caso del Estado de Santa Catalina,  Rio Grande do Sul o Paraná.

     

    Los puntos V.c y VI.c presentan similitudes y diferencias en especial en el sector donde pertenecen estos organismos. En ambos países son tanto públicos como privados, diferenciándose en el apoyo otorgado

     

    A modo de síntesis final se puede concluir que tanto los consorcios de exportación de Argentina y Brasil comparten características comunes según las variables estudiadas y que las diferencias existentes no son significativas.

     

    Queda para futuros análisis el estudio de las diferencias y similitudes que presentan los consorcios desde el régimen tributario aplicable y en los beneficios económicos directos que reciben las empresas consorciadas.

     

    Conocido este estudio se podría pensar en un acuerdo binacional que zanjee las diferencias existentes y potencie las similitudes, logrando así un paso más para la integración regional plena.

    1. VIII.            BIBLIOGRAFÍA:

     

    Acuña Edgardo (2010) Definición de PyMe en la Argentina.  En:< http://www.abappra.com/documentos/definicion_PyME_Argentina.doc>, 20/08/2010

    Amal, Mohamed. Internacionalización de las pequeñas y medianas empresas: el caso Brasil. En: Peña, Felix (comp). La internacionalización de las empresas y el comercio exterior argentino. Buenos Aires: Fundación Standard Bank, (2008), pp. 115-136.

    Amaral, Sérgio. La internacionalización de las empresas brasileñas. En: Peña, Felix (comp). La internacionalización de las empresas y el comercio exterior argentino. Buenos Aires: Fundación Standard Bank, (2008), pp. 95-104.

    APEX – Agência de Promoção de Exportações. Sitio: www.apexbrasil.com.br. 15/06/2011

    Asociación de Coordinadores de Grupos y Consorcios de Exportación de la República Argentina. ConExport. Sitio: www.conexportargentina.org.ar. 19/10/2011

    Baldinelli, Elvio (2007). Seminario “Formación de Consorcios de Firmas Exportadoras”. Bahía Blanca, Julio 2007.

    Barberi Lima, Gustavo (2006). Consórcios de exportação no Brasil: Um estudo multi.casos.

    En:< http://www.teses.usp.br/teses/disponiveis/12/12139/tde-30012007-190423/>, 22/09/2010

    Budić, Domingo Valentín. (1983). Diccionario del comercio exterior. Buenos Aires. Ediciones Depalma, 1991. 328 págs. ISBN 950-14-0575-3

    Camison Zormoza, César; Lopez Navarro, Miguel Angel. Los consorcios de exportación como estrategia de cooperación: un análisis contingente con el proceso exportador de la Pyme. Dirección y organización: Revista de dirección, organización y administración de empresas.1999, N° 22, 5-13

    Cignacco, Bruno Roque. Fundamentos de comercialización internacional para Pymes. San Luis. Ediciones Macchi, 2009. 344 págs. ISBN 950-537-611-1

    Clacheo, Norberto. (2008). Jornada “Asociarse para exportar: la experiencia de los consorcios latinoamericanos”.  Buenos Aires,  9 de septiembre de 2008. 

    Corrêa Porto, Elvio. Consórcios de exportação como instrumentos de cooperação e competitividade nas micro, pequeñas e médias empresas – um estudo de caso na industria de confeção de vestuario. São Paulo, Fundaçaõ Getulio Vargas. (2004).

    Costa, Leonardo; Bonet, Juan; Tarrech, Florencia. Los consorcios de exportación, el fomentar las exportaciones mediante la herramienta tributaria.

    En:< http://www.espectadornegocios.com/core.php?m=amp&nw=ODc1>, 22/09/2010

    Comisión de promoción del Perú para la exportación y el turismo (2007). Formación de consorcios como herramienta para la exportación.

    En:, 22/09/2010

    Elaskar, Luis. Estrategias de ventas en mercados globales. En: Gnazzo, Liliana (comp) (2007). Gestión de Negocios Internacionales. Buenos Aires: Prentice Hall – Pearson Education, (2009), pp. 113-153.

    Elaskar, Luis (2009). Seminario “Asociatividad de Pymes exportadoras”. Ministerio dela Producción. Gobiernode Santa Fe. Santa Fe.

    Elizondo, Marcelo; [et.al.]. Los consorcios de exportación: La experiencia latinoamericana y española. Buenos Aires. Libros dela Araucanía, Fundación Standard Bank y Fundación Export.Ar, 2009. 166 págs. ISBN 978-987-1300-23-5

    Federação do Comércio do Estado de Minas Gerais. Criação de marco legal para os “Consórcios de exportação” e adequação de outras figuras jurídicas ao associativismo de MPE’s voltadas para a esportação.

    En:< http://www.fecomerciomg.org.br/pdfs/comex_consorcio_exportacao.pdf>, 22/09/2010

    Fernández Besada, Ana. Los consorcios de exportación de productos agrícolas. Buenos Aires. INTA. 2004

    Fundación Exportar. Sitio: www.exportar.org.ar. 22/06/2010

    Fundación Exportar. Los consorcios de exportación modelo asociativo para el posicionamiento internacional Pyme. Exportar informa. Junio 2008, 1-2.

    Fundación Standard Bank. Sitio: www.fstandardbank.com.ar . 22/06/2010

    Hasenclever, Lia; Cândido, Gesinaldo. Desafios à exportação industrial de pequeñas e médias empresas brasileiras. Revista electrônica de administração. Dezembro 2007, Vol 13, N° 4.

    Lerna Kirchner, Alejandro. Comercio y mercadotecnia internacional. Metodología para la formulación de estudios de competitividad empresarial. México. International Thomson Editores, 2005. 436 págs. ISBN 970-686-290-0

    Ley Provincial N° 11.354. Ley de Promoción de las Exportaciones. (1992). Provincia de Buenos Aires. República Argentina.

    Ley Provincial N° 12.228. Ley de Conformación de Consorcios y Cooperativas de Exportación. (2003). Provincia de Santa Fe. República Argentina.

    Ley N° 19.550. Ley de Sociedades Comerciales. (1984). República Argentina

    Ley N° 24.467. Estatuto PyME. (1995). República Argentina.

    Ley N° 25.300. Ley de Fomento para la micro, pequeña y mediana empresa. (2000). República Argentina.

    Ley N° 26.005. Ley de Consorcios de Cooperación. (2005). República Argentina

    Ley N° 6404/1976. Lei das Sociedades Anônimas. (1976). República de Brasil

    Ley Complementaria 123/06. (2006). República de Brasil.

    Lima, Gustavo Barbieri. Consórcios de esportação no Brasil: um estudo multi-casos. Dissertação de Maestrado. Universidade de São Paulo, 2006.

    Maciel Graccho. Lima Leila. Consórcio de Exportação. São Paulo. Aduaneiras. 2002.

    Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina. Sitio: www.mrecic.gov.ar. 18/07/2010

    Ministerio de Relações Esteriores de Brasil. Sitio: www.itamaraty.gov.br . 18/07/2010

    Ministério do Desenvolvimento, Indústria e Comércio Exterior. Sitio: www.mdic.gov.br. 18/07/2010

    Ministerio dela Producción Provinciade Santa Fe: Subsecretaría de Comercio Exterior (2009). Seminario “Marco regulatorio de los consorcios y cooperativas de exportación enla Provinciade Santa Fe”. Santa Fe.

    Moreno, José María; Fantasía Macchi, Maximiliano. (1985). Manual del exportador. San Luis. Ediciones Macchi, 2009. 388 págs. ISBN 978-987-1420-09-04.

    Moura Rodrigues, Thiago. Consórcios de exportação: Uma estratégia para as PME atuarem no mercado internacional.

    En:< http://www.ifbae.com.br/congresso2/pdf/trab31.pdf>, 22/09/2010

    Nohria, N. & R.G. Eccles. (1992). Face-to-face: Making network organizations work. En: Nohria, N., Eccles, R.G. (comp.), Networks and organizations: Structure, form, and action. Boston, MA: Harvard Business School Press.

    Organización de las Naciones Unidas para el desarrollo industrial (ONUDI). (2004). Guía de los consorcios de exportación. Viena.

    Ochoa, Paloma (2010). Seminario “Asociatividad para la exportación”. PROARGEX, Ministerio de agricultura, ganadería y pesca. Presidencia dela Nación. Santiagodel Estero.

    Oliveira, Márcia Freire; Martinelli, Dante Pinheiro. (2003). A internacionalização de pequenas empresas através de consorcios de exportação inseridos em clusters industriais: uma relação recíproca de contribução. Revista Internacional de Desenvolvimento Local. Campo Grande. Universidade Católica Dom Bosco,marzo 2005, 55 – 63.

    Porta, Fernando. La internacionalización de empresas. Distintas modalidades. Factores que la impulsan. En: Peña, Felix (comp). La internacionalización de las empresas y el comercio exterior argentino. Buenos Aires: Fundación Standard Bank, (2008), pp. 23-28.

    ProArgentina .Portal de la PyME exportadora. Sitio: www.proargentina.gov.ar . 20/10/2011

    Renart Cava, Lluis. Consorcios de exportación y otros tipos de alianzas estratégicas entre empresas. Boletín económico del ICE. Septiembre 1999, N° 2627, 1-15.

    Reynolds, Germán; Zunini, Hernán (2007). Consorcios de PyMEs para la exportación: Principales programas enla Argentina, descripción y evaluación de desempeño.

    En:, 22/09/2010

    Rozemberg, Ricardo. La importancia de las negociaciones comerciales internacionales en la estrategia de internacionalización de las empresas. En: Peña, Felix (comp). La internacionalización de las empresas y el comercio exterior argentino. Buenos Aires: Fundación Standard Bank, (2008), pp. 67-78.

    Russo, Fabio. Los Consorcios de Exportación de PyMEs en el Perú. ONUDI, 2008

    SEBRAE – Serviçon Brasileiro de Apoio ás Micro e Pequenas Empresas. Sitio: www.sebrae.com.br . 15/06/2010

    SEPYME – Secretaría PyME y Desarrollo Regional. Sitio: www.sepyme.gob.ar. 19/10/2011

    Simpósio de Excelência em Gestão e Tecnologia. Consórcio de exportação: estratégia para internacionalização de médias e pequenas empresas.

    En:< http://www.aedb.br/seget/artigos09/548_286_Consorcio_de_Exportacao_Estrategia_para_Internacionalizacao_de_Medias_e_Pequenas_Empresas.pdf>, 22/09/2010

    Servidoni, Renato. Brasil e o comercio exterior. Consórcio de exportação: uma solução inteligente. Revista electrônica de administração. Dezembro 2004, N° 7.

    Tomelin, Leticia Búrigo, (2000). A Formação de Consórcios de Exportação em Santa Catarina, Universidad Federal de Santa Catalina. Florianópolis.

    Vargas Coytinho, Fernando; Otero, Enrique. Consorcios de Exportación y TICs.

    En:, 22/09/2010

    Whitelaw, James A (2008). Consorcios de exportación.

    En:, 22/09/2010

    Wiñazky, Marcelo. Consorcios de Exportación: La experiencia argentina. En:,  24/09/2010



    [1] Por ejemplo la industria de las joyas y gemas es un sector industrial que posee cierto número de consorcios en Brasil, pero carece de contraparte en Argentina, o también en el sector vitivinícola, la Argentina posee un amplio desarrollo de grupos y consorcios exportadores, desarrollo que no existe en Brasil, (si bien existe un consorcio dedicado a la exportación de vinos).

    [2] Lei Complementar : En Brasil, se denomina así a una ley que la Constitución Federal determinó fuese creada para reglamentar determinada materia, exigiendo para su aprobación un determinado  quórum en oposición a una ley ordinaria que lo prescinde.

    [3] http://www.sepyme.gob.ar/sepyme/clasificacion-pyme/

    [4] Existen diferentes denominaciones de este concepto: Organizaciones en red, redes interorganizacionales, redes interempresas, redes de relacionamiento entre empresas, networks, networking, relationship network, redes de cooperación interorganizacional, redes de cooperación inter-firmas. (Lima, 2006)

    [5] Datos Fundación Export.Ar y Fundación Standard Bank.

    [6] “…Una aclaración semántica: nosotros llamamos consorcios a aquellos grupos que están configurados bajo alguna figura legal, sea una sociedad anónima (S.A.), o una unidad transitoria de empresas (UTE), dentro de la Ley 26.005. Cualquier tipo de cobertura legal para nosotros es un consorcio. Llamamos “grupos” a aquellos que informalmente realizan acciones en conjunto. Como la mayoría de los que componen nuestro programa son agrupaciones informales, los denominamos genéricamente “grupos”…” (Alexandro, O. , 2009)

    [8] Decreto N° 99.570 del 9/10/1990

    [9] No siendo el objeto de estudio de esta tesis, sólo se limita a decir que el Cluster se refiere a un grupo de industrias o establecimientos industriales avecindados y operando cercanamente entre si o, de manera más precisa: “Una concentración geográfica de industrias que obtienen ventajas en su desempeño a través de la co-localización (Doeringer, P.B. y D.G. Terkla. 1995. “Business strategy and cross-industry clusters.” Economic Development Quarterly 9: 225-37). Disponible en http://www.liderempresarial.com/num136/13.php consultada agosto de 2011.

    [10] Art. 32. O registro compreende:

    […]

    II - O arquivamento:

    […]

    b) dos atos relativos a consórcio e grupo de sociedade de que trata a Lei nº 6.404, de 15 de dezembro de 1976;

     

    [12] […] podem constituir consorcio para executar determinado empreendimento…” Trad. O.M.

    [13] […] não tem personalidade jurídica e as consorciadas somete se obrigan nas condições previstas no respectivo contrato, respondendo cada uma por suas obrigações, sem presunção  de solidariedade.” Trad. O.M.

    [14] O consorcio será constituído mediante contrato aprovado pelo órgão da sociedade competente para autorizar a alienação de bens do ativo permanente, do qual constarão:[…]” Trad. O.M.

    [15]  Se considera la acepción de la Real Academia Española para esta palabra de: “Variedad entre cosas de una misma especie”, separando todo significado negativo.